Sin Categoria| 15/08/2011/ 00:00:00

¿Sabes qué es la pregorexia?

Bajar de peso puede convertirse en una peligrosa obsesión

Por Staff nosotros2.com

Debido a su gran preocupación por mantenerse en forma, una mujer embarazada puede alimentarse mal y sufrir este desorden alimenticio.

¿Cuáles son sus efectos y causas?

La pregorexia es un trastorno alimentario que se da durante el embarazo. Deriva de la combinación de los términos en inglés “pregnancy” (embarazo) y “anorexia”. Se le conoce

comúnmente como “anorexia del embarazo”, aparece cuando la mujer intenta bajar de peso y mantenerse delgada durante todo el embarazo.

Esta obsesión por el peso y la figura implica una ingesta de alimentos por debajo de los niveles calóricos y nutricionales que corresponden al embarazo. Su consecuencia es la malnutrición y descenso o no aumento del peso estipulado en la gestación.

El embarazo es un momento crítico y muy propenso a desarrollar trastornos alimentarios. Por eso, durante esta etapa las mujeres se encuentran especialmente vulnerables a sufrirla, más aún si se trata de embarazos adolescentes.

Se trata de un problema grave igual que la anorexia, sólo que en este caso, hay un bebé de por medio que puede resultar afectado por las decisiones erróneas de la mamá. Tú puedes mantenerte saludable sin subir de más, sólo debes hacer una buena combinación de proteínas, hidratos de carbono y grasas, incluyendo vitaminas y minerales.

Qué comer en cada trimestre

Primer trimestre. Durante los primeros tres meses, la atención de la mujer está puesta en combatir los posibles síntomas de malestar que pudieran presentarse: cansancio, sueño, náuseas y vómitos. Éstos últimos ocurren en un 70 por ciento de los embarazos y tienen algunas indicaciones nutricionales: disminuir el volumen de cada comida, ingerir líquido entre comidas (y no durante), no consumir alimentos de alto contenido graso y evitar acostarse y realizar movimientos bruscos inmediatamente después de comer.

A nivel alimentario, el primer trimestre presenta requerimientos de omega 3 y omega 6, presentes en aceites vegetales que deben ser incluidos como condimentos (crudos) en el almuerzo y la cena diarios de la embarazada. Una de las principales fuentes de omega 3 son los pescados, que deben incorporarse en la alimentación al menos dos veces por semana. Otras alternativas son el aceite de canola, las semillas, frutos secos y algunos alimentos fortificados.

Segundo trimestre: Si bien en esta etapa hay mayor demanda de energía, esto no significa que debas ingerir alimentos por dos, sino que debes agregar alrededor de 300 kilocalorías por día, esto lo puedes conseguir añadiendo a la dieta una colación, como una infusión con un pan, un yogur y una fruta.

También necesitas ingerir al menos 25 g más de proteínas y al menos tres porciones de alimentos ricos en calcio, ya que las demandas de este mineral para la osificación de tu bebé comienzan a estar presentes.

Tercer trimestre. Lo fundamental en esta etapa es recordar la importancia del calcio, así que de ser posible incorpora 200 miligramos extras a fin de cubrir el 100 por ciento de tus necesidades maternas y fetales. Para ello basta con una porción más de lácteos por día además de frutas, verduras y cereales integrales.

 

Más información de: Seguridad, Cocina, Nutrición,

0 comentarios (hasta hoy) Sign In   Regístrate Gratis

 
• Haz un comentario

Foros