Sin Categoria| 05/11/2010/ 00:00:00

Actualízate en las técnicas de reproducción asistida

No todo está perdido, infórmate y elige la mejor opción para realizar tu máximo sueño

Por Staff nosotros2.com

Dr. Abraham Martínez

En parejas jóvenes sanas, la probabilidad de lograr un embarazo va del 20 al 25 por ciento mes por mes, estimándose que un 90 por ciento de estas parejas, en el primer año de actividad sexual regular, lo lograrán.

En México, según reportes estadísticos del INEGI, en el 2005 se estimó que anualmente se diagnostican 500 nuevos casos de

infertilidad.

La infertilidad se define como la incapacidad de una pareja para lograr el embarazo después de un año de tener actividad sexual sin utilizar algún método de control de la natalidad.

Hoy en día, la infertilidad presenta una frecuencia entre las parejas en edad fértil del 10 al 12 por ciento, dividiéndose, dependiendo del factor causal, en: un 40 por ciento por factor masculino, 40 por ciento factor femenino y un 20 por ciento en la que no se logra determinar una causa específica, a la que se le conoce como infertilidad de factor no determinado.

Con el paso del tiempo, los avances de la ciencia han desarrollando técnicas para mejorar o solucionar el problema de la infertilidad de la mayoría de parejas.

Actualmente existen diversos métodos, que van de lo más natural, hasta aquellos en los que la participación del médico juega un papel más determinante.

Estas técnicas se dividen en: baja complejidad y alta complejidad.

Entre las técnicas de baja complejidad, están el coito programado (relaciones sexuales programadas), la inseminación intrauterina (autóloga o heteróloga dependiendo si es semen propio o de donante).

El coito programado o actividad sexual programada, es el primer eslabón en la escala de tratamientos para mejorar la fertilidad de las parejas.

Este método es aplicable a toda aquellas parejas jóvenes, que el factor alterado es la ovulación. Por lo que se indican medicamentos inductores de la ovulación, para asegurarnos que ésta se presente, indicándose tener actividad sexual previamente, el día que se espera la ovulación y posteriormente para incrementar la posibilidad de que se dé el embarazo.

Esta técnica alcanza un porcentaje de éxito de un 28 - 30 por ciento a cuatro meses.

La inseminación intrauterina es un método empírico que se utiliza en las parejas que presentan infertilidad de factor indeterminado, endometriosis leve o alteraciones en el moco cervical que imposibilitan la llegada del espermatozoide dentro del útero (moco hostil) y en aquellas parejas en las que la calidad seminal está levemente alterada.

En este método, se prepara el semen de la pareja o donador, se lavan los espermatozoides y se seleccionan, por medio de métodos de centrifugación, a los mejores, introduciéndose éstos dentro de la cavidad uterina por medio de un catéter muy pequeño, con lo que aumenta la posibilidad de que los espermatozoides se encuentren con los óvulos.

Sin embargo el porcentaje de éxito es tan solo del 12 al 15 por ciento, por intento.

Entre las técnicas de alta complejidad, encontramos tratamientos como la Fertilización In Vitro (FIV), el ICSI (inyección intracitoplasmática de embriones) y por último la donación ovular, teniendo la opción en todas estas técnicas la donación de semen.

La mejor alternativa en cuanto a porcentaje de éxito en lograr embarazo la tenemos con la Fertilización In Vitro, en la cual se obtienen porcentajes que van desde un 34 a un 50 por ciento.

En este procedimiento se estimula la ovulación múltiple en la mujer, para después extraérselos para prepararlos y seleccionar a los mejores, facilitando así el contacto con los espermatozoides previamente preparados y seleccionados en una caja de Petri (de ahí el nombre de Fertilización In Vitro), permitiendo observar el desarrollo embrionario, dando la posibilidad de transferir, después de ciertos días de observación, a los mejores embriones.

En general,se transfieren de dos a tres embriones, dependiendo de la calidad de los mismos y de las características de cada paciente.

Esta técnica tiene la ventaja de que se puede realizar en la mayoría de las causas de infertilidad detectadas.

La inyección intracitoplasmática de espermatozoides, es una técnica de fertilización que permite tener una seguridad mayor en cuanto al proceso de fertilización se refiere; está indicado en aquellas parejas en las que el factor masculino (semen) está severamente afectado.

En esta técnica de fertilización solo se requiere la presencia de un solo espermatozoide con ciertas características para poder aplicar este procedimiento, alcanzando tasas similares a las de un procedimiento de fertilización in vitro convencional.

Muchas mujeres en la actualidad debido al deseo de superación personal, a su situación laboral, a su estado anímico y sentimental, entre otros muchos factores, retrasan la función biológica de ser madres.

A esto se le llama "maternidad tardía", ya que si consideramos que la mujer por cada año de vida posterior a los 34 años de edad pierden entre un 2 a 6 por ciento de la capacidad para tener un niño sano en casa,y que esta capacidad, a los 43, se ve disminuida a tan solo un 5 por ciento y si se agrega el riesgo incrementado de aborto, su deseo de maternidad sin una técnica de reproducción asistida sería casi nula.

Para este tipo de pacientes la ovo-donación ha venido a cambiar el panorama y expectativas, ya que presenta tasas de embarazo que van de un 50 a un 70 por ciento, sin incrementar el riesgo de aborto propio de la edad.

Un tema muy importante en lo que a infertilidad respecta, es acudir a un especialista en Infertilidad o un Centro de Reproducción Asistida, para que puedan detectar lo antes posible cuáles son sus causas y establecer un plan a seguir de inmediato, pues entre más tiempo pase, las posibilidades de éxito van disminuyendo.

www.insemer.com

0 comentarios (hasta hoy) Sign In   Regístrate Gratis

 
• Haz un comentario

Foros