Con mis ingresos ¿Es posible ahorrar?

Es tiempo de evaluar nuestra lista de gastos mensuales, y verás que sí se puede.

Con mis ingresos ¿Es posible ahorrar?

Todos nos dicen que la clave de nuestro patrimonio es ahorrar. Pero ¿ahorrar cómo? Si a veces no sobra nada, y para el final de la quincena estamos haciendo maniobras increíbles con tarjetas y efectivo para salir a flote con los pagos.

Que tiempos aquellos en que con menos sueldo, alcanzaba hasta para ir de vacaciones y uno que otro gusto. Pero los tiempos han cambiado, hoy por hoy, un solo sueldo es insuficiente, y en ocasiones no solo se tiene un trabajo.

Un "segundo ingreso" o los negocios "alternos", de alguna forma ha permitido que muchas parejas obtengan los medios para mantener el mismo nivel de vida.

Entonces ¿cuál es el problema? ¿porqué no se puede ahorrar? Es cierto que últimamente todo ha subido de precio; sin embargo el tener más ingresos, y por consiguiente más dinero, no significa que tengas que gastar una parteen "lujos" que quizá nunca has necesitado; . 

Es tiempo de evaluar nuestra lista de gastos mensuales y darnos cuenta si es más económico lavar el carro en casa o por un lavacoches, que ir a cada semana al “carwash”; o bien, que si nos gusta tanto ir al cine, los boletos nos cuestan menos en ciertos días y a determinados horarios.

En fin, se trata que establezcas criterios en tu presupuesto; son hábitos que tendrás que adquirir en cuanto a evaluar tus gastos y resistir ciertas tentaciones. A continuación te sugerimos seguir estos pasos para que reconsideres la forma en que gastas tu sueldo:

  • Conoce sus necesidades reales. ¿Cuáles son los gastos que no se pueden evitar? Gastos fijos como renta, servicios, gasolina, despensa, etc. Tu presupuesto debe estar basado en estos gastos.
     
  • ¿Qué artículos o servicios adquieres durante el mes que no se puedan prescindir? ¿Tienes otros gastos de los que sí podrías abstenerte? Estos últimos son los gastos en los que tienes que enfocarte, porque quizá sean solo gustos que te das pero que no corresponden a tu nivel de ingresos. Piensa en cuántas veces al mes incurres en esos gastos superfluos; si sumas el total, te sorprenderás. Esta lista de necesidades debe ser corta y sujeta a restricciones según tu presupuesto.
     
  • ¿Qué pasa con aquellos gastos pequeños de los que no llevamos cuentas? Cinco pesos aquí, 8 pesos allá, 15 pesos después. Recapitula algunos de esos gastos y date cuenta si pudiste haberlos evitado. Si aún no recuerdas en qué se gastó el billete de 200 que traías en tu bolso, conviene que comiences a apuntar por algunos días cada uno de los pequeños gastos que hagas y te darás cuenta qué está sucediendo.
     
  • ¿Cuáles son los ingresos totales? Compara tus ingresos con la lista de necesidades reales y la de gastos adicionales en el mes. Verás que hay una diferencia y que tal vez tienes oportunidad de ahorrar un poco.
     
  • Es fácil hacer la lista de necesidades, pero implementarla no lo es. Aún en esa lista de necesidades del mes, hay que evaluar si realmente ese gasto debe ser tal. Tan solo reflexiona en lo siguiente: ¿están siendo organizados en las vueltas y pendientes que hacen en el auto? ¿Será necesario dejar tantas luces encendidas en la noche o cuando salen de casa? ¿Tienes un calendario para usar la lavadora de ropa o sólo lavan lo que va saliendo al día aún cuando no completa una carga? ¿En la alacena hay latas de sardinas y cajas de galletas que nunca abriste y se pasó la fecha de caducidad porque vas de compras al supermercado con hambre y te dan antojos? ¿Conviene tener la suscripción diaria al periódico si los tienen apilados porque no tienen tiempo de leerlo?
     
  • Hay gastos superfluos pero son a la vez comprometedores y que no podremos evitar. Se trata de cuando debemos hacer un regalo a una amistad o familiar, apoyar en un boleto a una rifa de una amiga, etc. Aún así, podemos buscar la forma de planificar la compra de regalos de cumpleaños, del día de la madre o de navidad de modo que gastemos menos o adquirir el boleto de la rifa en varios pagos. Lo importante es no gastar el dinero que ya tenemos destinado para otro gasto, ni gastar pensando en que “luego sale”.

No será fácil abstenerte al principio de algunos gastos y gustos, pero fácilmente podrás abstenerte de algunos gastos que ya detectaste que son completamente prescindibles. Poco a poco, podrás ver que sí es posible ahorrar, y que solo es cuestión de organizarse. ¡Suerte!


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros