Comiendo fuera sin aumentar de peso

Checa estas recomendaciones y cuida tu peso

Comiendo fuera sin aumentar de peso

¿Tu estilo de vida te obliga a comer fuera a menudo? ¿Esta costumbre te está arruinando tu silueta? Los restaurantes cada vez con mayor frecuencia, sirven raciones de comida que más bien parece un buffet dentro de tu mismo plato.

Pero no seas tan obediente y te comas todo lo que te sirven. Es más, tienes todo el derecho de modificar los platillos de forma que no boicoteen tu figura ni tus sesiones de ejercicio.

Para empezar, antes de acudir al restaurante, convéncete a ti misma que ordenarás platillos sabrosos y bajos en grasa. Visualiza en tu mente de antemano todo lo que vas a ordenar.

Viste ropa bonita y un poco entallada. Si lo haces, estarás más consciente de tu figura y no te sentirás demasiado tentada a comer platos llenos de calorías. Además, con la ropa ajustada no comerás tanto como para romper el cinturón o las costuras.

Amortigua el hambre. Antes de salir, come algo en tu casa, como un plátano, galletas, unas rebanadas de queso, una manzana. Esto te hará sentir menos hambre en el restaurante. De otra forma, devorarás todo lo que veas delante de ti.

Ejercítate un poco más. Si vas a comer fuera en la noche, trata de quemar calorías extra durante el día. Es decir, ejercítate un poco más de lo habitual. Así, podrás compensar el exceso de calorías que puedes ingerir en el restaurante. Si no pudiste hacer ejercicios ese día, hazlos al día siguiente sin falta.

Evita los platillos cocinados así: fritos, empanizados, a la mantequilla, con gravy, tempura, bechamel, etc. Deja estos platillos para ocasiones especiales solamente. Opta por los platillos cocinados: en salsa de tomate, al vapor, en su caldo, en su jugo, al ajillo, a la parrilla, marinara, con yerbas, etc.

Si el platillo incluye carne con una papa asada, puedes pedir al mesero que reemplace la papa por verduras o una ensalada. Siempre que puedas, reemplaza las guarniciones por alimentos ligeros; además de reducir las calorías, digerirás el platillo con mayor facilidad.

¿Y el postre? El postre puede contar hasta con 500 calorías. ¿Realmente necesitas postre? Los nutrientes que necesita tu organismo ya los ha tomado del platillo principal; por lo que puedes prescindir del postre. Hay postres que valen la pena probar, pero pueden compartir entre varios algún postre sólo para no quedarse con la tentación de probarlo.

Finalmente, acostúmbrate a una ración mediana. Los platos gigantes que desbordan papas, arroz y carne provocan un exceso de esfuerzo para tu sistema digestivo.

Comentarios

9/06/2010 8:46:39 p.m.

el bajar de peso cambia tu ciclo menstrual?
mari_lu400@live.com.mz

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros

//