TestosteZona - El dinero no es la vida (aunque a veces lo parezca)

El tema del dinero en la pareja

TestosteZona - El dinero no es la vida (aunque a veces lo parezca)

“No estimes el dinero en más ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo.”-Alexander Dumas

 

Los hombres y mujeres gastamos dinero y tenemos conceptos de lo “necesario” bastante distintos.

 

No se descubre ningún hilo negro al decir que esas diferencias muchas veces desbocan en roces, peleas, quebradoras y lances desde la tercera cuerda.

 

La cosa es que se convierte en algo más allá de lo que cada quién quiere, para transformarse en una lucha de poder en la jungla que cada cual se inventa.

 

Sin duda que existen prejuicios tanto de un lado como de otro. Nosotros jamás podríamos entender cómo es que gastan tal cantidad en maquillaje o en alguna crema rejuvenecedora hecha con una mezcla mágica de aceite de morsa albina, lodo de las faldas del Popocatépetl y salsa de la viuda.

 

Las mujeres no conciben cómo un hombre puede pagar tanto por un jersey de futbol, cerveza o algún videojuego donde podemos practicar las artes marciales que la panza y la gravedad nos niegan en la realidad.

 

Además, está todo ese enredo de “quién paga” cuando un hombre y una mujer están saliendo, donde muchas veces el ritual del cortejo también se ve influenciado por lo financiero.

 

Hay mujeres que creen que el hombre está obligado a pagar, “porque el interés tiene pies” porque “si me invitó es porque él quiere pagar” o la peor en el arsenal: “yo no pago porque soy mujer”.

 

¡Uff, uff y recontra uff!

 

Desde luego también está el hombre que cree, como un honorable cavernario, que su deber como macho alfa es descubrir el fuego, inventar la rueda y ser el gran proveedor. Naturalmente, los extremos suelen tener implicaciones negativas.

 

El rol de la mujer ha cambiado enormemente en la historia contemporánea. No en vano se dice que el siglo XX fue en muchos sentidos el siglo de la mujer.

 

Es también obvio que no existe un rol o postura homogénea de las mujeres, pues hay diversidad de pensamientos que va desde lo más conservador hasta lo liberal. 

 

Pero el caso es que cada vez más mujeres acceden a una posición que no es un privilegio, sino su derecho: estar con un hombre porque quieren, no porque lo necesiten.

 

Los conflictos por el billete existen, la cosa es decidir el enfoque: “torear” al otro para tratar de imponer los propios intereses (salirse con la suya); o ponerle diplomacia al asunto y buscar soluciones conjuntas (salirnos con la nuestra).

 

Suponiendo que nos andemos con ánimos colectivos, tratemos de explorar la segunda opción.

 

La primera recomendación es no partir en base a prejuicios.

 

El principal es el siguiente que se ha vuelto casi un dogma: Siempre se viene con el cliché de que las mujeres son muy sentimentales y los hombres muy racionales.

 

Pues “ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre”.

 

Desde luego que los hombres hacemos gastos sentimentales, por ejemplo: comprar el abono para ir al estadio.  Yo mismo me cuento entre ellos.

 

Reconozco, además, que para mí no es ni ha sido nunca una actividad de “ocio”, sino una pasión por el futbol y sus agridulces maravillas, un cariño desenfrenado –y desde luego poco racional- por los colores de mi equipo.

 

Si un hombre parte del supuesto de que no se puede discutir un asunto financiero con una mujer porque ella, “no entendería”, “no le importa mucho” o “piensa en otras cosas de mujeres”, ¡ya valió!

 

Porque de esta manera está cerrando la puerta, negando la posibilidad de un diálogo o disminuyendo las posibilidades de un acuerdo. ¿Cómo te pones de acuerdo con alguien si no respetas su opinión?

 

Lo anterior nos lleva a otro prejuicio: creer que sabemos lo que al otro le importa o piensa, y cada cabeza es un mundo, o una barbacoa.

 

CNN Money llevó a cabo una interesante encuesta al respecto que nos puede apoyar a ilustrar cómo los asuntos de dinero siguen teniendo un enfoque tradicionalista de roles en las parejas.

 

Por ejemplo, la mayoría de los hombres se encargan de las “decisiones y asuntos importantes” financieramente; por ejemplo, el 77 por ciento de los hombres decide en qué invertir, por solo un 22 por ciento de las mujeres; en contraste la mayoría de las mujeres se encargan de asuntos menores, como pagar las cuentas o el gasto diario.

 

Otro dato interesante de dicha encuesta: solo el 45 por ciento de los hombres piensan que a su pareja le importan metas, como ahorrar para el retiro o para emergencias, cuando el porcentaje de mujeres que sí les importan los mencionados asuntos es del 68 por ciento.

 

¡Pa’su mecha Marimar!

 

Y aquí es necesaria una autocrítica, cachetada guajolotera o zape sacudidor para nosotros, los hombres, al juzgar como incapaz o desinteresada a la mujer en estos asuntos; pero también es una llamada de atención a las féminas para que pidan su lugar.

 

Las imposiciones requieren de dos partes: el que la hace y el que se deja, así que hay que procurar diálogo.

 

Ojo, esto no significa declarar un inicio de hostilidades ante el ogro devorador de carnes asadas, porque tampoco va por ahí.

 

Se trata de tomar conciencia, pues muchas veces repetimos roles, valores o actitudes por que son lo que conocemos, lo que siempre hemos visto, lo que juzgamos como supuestamente “normal o correcto”.

 

Para las mujeres, lo que no se vale es pedir equidad y no darla, y por el lado de los hombres, aferrarse al papel conservador de ser siempre el proveedor.

 

Hace poco un buen cuate me decía: “una cosa es lo que tú quieres, y otra lo que dice la fiera”, pero con ese humorismo felino me estaba comunicando su conciencia de que las decisiones no las toma solo, por la sencilla razón de que no está solo.

 

Cada quién gana su dinero y se lo puede quemar en lo que quiera, cierto, pero también existe un compromiso tácito con la pareja al momento de decidir ciertos gastos.

 

Es cosa de elegir entre el ring o la mesa de diálogo.

 

 

Gilberto P. Miranda

 

Comentarios

30/07/2009 8:59:50 a.m.

excelente articulo y muy cierto!! ...
LauraGarcia

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros