No más trastes sucios, ¡organízate!

Realmente la cocina se transforma en un desastre si no tenemos la astucia de tener todos en orden, ¿o no?

No más trastes sucios, ¡organízate!

Y es que al cocinar un simple platillo, a veces necesitamos, cubiertos, platos, sartenes, la licuadora, rallador, pela-papas, etc., etc. logrando en poco tiempo una montaña de trastes sucios. ¡Es tiempo de que te olvides de eso! Claro, a casi nadie le gusta el hecho de lavar.

Ok, sabemos que contar con una lavavajillas es una gran ventaja, pero no todas las familias tenemos una máquina de esas en casa. Lo ideal, por lo tanto, es tener un sistema de organización y limpieza para que nuestra cocina luzca limpia por mucho tiempo.

A la hora de cocinar

Cuando vamos agarrando práctica y rapidez al cocinar, podemos ensuciar muchos menos trastes de los que creemos.
Si antes molías algo para tu platillo y dejabas la licuadora en el fregadero, agarra la costumbre de considerarla “sucia” hasta el final, no vaya a ser que se ofrezca otra cosa para licuar.

Así mismo las cucharas para revolver, te pueden ayudar para servir la comida. O bien,
considera utilizar una sartén en lugar de dos, siempre y cuando no alteres el sabor del segundo alimento. O bien, da una enjuagada rápida (en frío) para seguir cocinando.

Con un solo cuchillo que utilices para cortar es más que suficiente, pero si vas a cortar carne, pollo o queso, da una limpieza rápida a este mismo cuchillo.

Los utensilios o sartenes que ya no vas a usar los puedes ir lavando mientras esperas a que se termine de cocer algo. Aprovecha el tiempo y evita esa torre de platos sucios. Créelo que tu misma te lo agradecerás.

A la hora de comer

¿Cuánto líquido tomas la día cuando estas en casa? Imagínate que por cada vaso de agua que tomas utilizas un vaso limpio. ¿Cuántos tendrías al final? Lo ideal es que utilices un solo vaso para todo el día, así mismo la familia puede acostumbrarse a esta fácil labor.

¿Platos desechables? Claro, son una buena opción. Claro, no los uses en exceso ya que de todos modos estamos contaminando el ambiente, pero bueno gastar el agua para lavar también es un desperdicio, así que puedes hacer un balance y utilizarlos en emergencias o bien, en fines de semana.

La comida bien presentada luce mejor, de eso no hay duda. Pero si quieres economizar en trastes, sirve directo del sartén en lugar de servir a un refractario o “tupper” y luego al plato.

Después de comer

Aquí viene lo difícil, por decirlo de alguna manera, ya que es cuando todo está sucio. Tú y los miembros de la familia deben tomar la práctica de lavar cada quien su plato. ¡Claro! es justo para todos.
O bien si uno ya cocinó, el otro puede lavar los platos, pero para este punto ya no debería haber tantos trastes en el fregadero, acuérdate que fuiste lavando poco a poco los que ya no ibas a utilizar.

No lo dejes para después…

Si vas acumulando trastes, los dejas pasar un día, tendrás una verdadera muralla de trates, además se podría formar mal olor.
Así que por cuestiones prácticas y por higiene, mejor velos lavando conforme los vayas usando.
Por último, es conveniente guardar todos los platos y trastes limpios justo cuando ya están secos. De nada te sirve dejarlos ahí por días e irlos utilizando, imagínate, ¿qué dirá la visita?

Comentarios

20/04/2008 4:44:09 p.m.

ESTS ES LA MANERA IDEAL, AUNQ ES LA LABOR QUE ME CHOCA.
Layla AmaliaGonzález

10/09/2008 4:20:55 p.m.

que buenas ideas, aunque es cierto no nos guta
natividadnotario

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros