Y tú, ¿te comunicas correctamente con tu pareja?

No hay nada mejor que la comunicación para llegar a comprendernos, pero ¿y si no sabemos como?

Y tú, ¿te comunicas correctamente con tu pareja?

Comunicarse bien significa ser capaz de transmitir un mensaje, de tal forma que el receptor (o sea, nuestra pareja) capte exactamente lo que nosotros desea­mos que entienda.

Para ello debemos tener en cuenta tanto los aspectos verbales (la voz), como los no verbales (los producidos por nuestros gestos, la mirada, el tono empleado, etc.). Cuan­do la comunicación es correcta, raramente el receptor puede malinterpretar un men­saje, y en general suele ser más constructi­vo plantearse qué es lo que falla en la forma de decir las cosas, que insistir en que el otro no quiere entendernos.

Aquí también daremos algunos tips para hacer llegar al otro un mensaje positivo:

  • Definir nuestro objetivo. ¿Es nuestro deseo dar una información, pedir ayuda, hacer una sugerencia... o desahogarnos, criticar o atacar? Si no buscamos siempre
    crear un ambiente de colaboración y de ar­monía, perderemos el control de la situación fácilmente.
  • Empezar por algo positivo. Un gesto cariñoso, un tono tranquilo y amable, un abrazo, un cumplido... Si empezamos a hablar de forma brusca, agresiva o demasiado seria, nuestra pareja se pondrá a la defensiva y el ambiente de colaboración será súper difícil.
  • Explicarnos con claridad. No podemos generalizar o ser imprecisos, porque el otro no sabrá exactamente cuál es nues­tro propósito. Decir: “Quisiera que hiciéramos más cosas” es bastante impreciso. Si no se da más información, difícilmente se pondrán en marcha más cosas. Sería mejor decir: “¿Qué te parece si nos inscribimos al gimnasio que van tus hermanos?”, que es un paso adelante y concreto para conseguir ese objetivo. Además, de este modo se da al compañero la posibilidad de decir sí o no, con lo cual la comunicación consigue aclarar cosas y hacer que éstas puedan cambiar.
  • Al proponer un cambio, es mejor decir lo que nos gustaría que lo que no nos gusta. Así, evitamos criticar o culpabilizar al otro y se mantiene la armonía.
  • Aceptar nuestra responsabilidad en el problema, si estamos hablando de uno, para insistir en que nuestro objetivo es solucionar las cosas, no atacar al otro.
  • Expresar nuestros sentimientos. En general hay mucha dificultad para expresar sentimientos y emociones, sobre todo en el caso de los hombres, dada la educación recibida. Expresar los sentimientos ayuda a mantener la objetividad. Las personas que expresan sus sentimientos tienen mejores relaciones y éstas son más fáciles y más profundas.
  • Ser breve. No dejes que tu pareja crea que lo tomas por tonto repitiéndole lo mismo tres veces.
  • Hablar del presente y del futuro. Ha­blar del pasado raramente aporta más que recuerdos, que son comparaciones tristes si el pasado fue mejor. Si una pareja tiene problemas, se suele recurrir al pasado para mencionar promesas no cumplidas o tiempos mejores. Hablar del presente y del futuro implica ser realista, y objeti­vo. El pasado no lo podemos cambiar, pero seguimos teniendo una vida por delante que depende de lo que hagamos hoy.
  • No mezclar temas. Tratemos los temas uno a uno, o no solucionaremos ninguno.
  • Plantear alternativas de solución si es­tamos intentando solucionar un problema. De lo contrario puede parecer un simple desahogo o una forma de pasar la responsabilidad al otro.


Como ves, la comunicación adecuada debe existir en todo momento, no debe ser tan difícil si ambos ponen de su parte.  Reconoce tus fallas y verás que es más fácil.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros