Tus botones del placer

El pezón y la areola son también órganos sexuales y forman parte de la zona erógena de todos los seres humanos. ¡Descúbrelos!

Tus botones del placer

Si tu vida sexual es satisfactoria, lo será aún más si le enseñas a tu pareja cómo acariciar esa parte de tu cuerpo. No importa si eres hombre o mujer, hay que poner mucha atención a los detalles y enséñale a tu pareja dónde y cómo tocarlos.

Y es que tanto los hombres como las mujeres sienten placer extremo cuando sus pezones son acariciados de la manera correcta. No es lo mismo hacer cosquillas que hacer disfrutar, ¿no crees? Bueno, sigue leyendo.

Estimular los pezones tanto del hombre como de la mujer con suaves caricias, besos o lamidas puede llegar a ponerlos rígidos, lo cual significa que la persona podría estar lista para el acto sexual. Claro, no olvidemos que hay casos aparte como la exposición a temperaturas frías o al aire.

Conociendo de anatomía

El pezón se compone de 2 partes, la punta y la areola, es decir el círculo más marcado que lo rodea. Ambas partes están llenas de terminales nerviosas, que ante cualquier estímulo responden y como ya mencionamos, se ponen firmes.

Hay mujeres que prefieren las caricias suaves, los pellizcos o los manoseos más atrevidos. Depende de ti y de comunicarlo a tu pareja.
En el caso de los hombres, los hay velludos, pero eso no es limitante para acariciar sus pechos y excitarlo, es decir prepararlo para la acción. Así que mujer, no dudes en frotar y besar a tu amado.

Sin miedo, intenta varias opciones…

Con los dedos y la mano. Las sensaciones son muy distintas si los pezones se tocan con toda la mano, a que si se tocan con un dedo, dos dedos o toda la mano.
Con la boca. Ya sean besos, lamidas o pequeñas mordidas (ojo, no lastimar), también se puede hacer un poco de succión y juguetear con la lengua. El ritmo es importante. Mientras tanto la otra mano se puede utilizar para acariciar el otro pecho, u otra parte del cuerpo.
Lubricación. Hay sensaciones totalmente distintas si se utilizan los dedos húmedos, así que dile a tu pareja que humedezca tus pezones y que utilice su imaginación.
Cambios radicales de temperatura. Pasar del calor al frío o viceversa, te llevará otro nivel de placer. En la práctica, pasen del frotamiento (calor) a lubricación (frío), y luego a ligeros soplidos (calor). ¡Verás de lo que te estamos hablando!

¿Una ayudadita?

Dile a tu pareja que te toque, o bien guía su mano hacia tus puntos de placer y demuéstrale cómo se hace. Tu pareja deberá hacer diferentes movimientos y niveles de presión para disfrutar más. Recuerda, se vale decirle cómo hacerlo.

Hablar y escuchar
El mejor consejo para una vida sexual placentera es la comunicación, así que no dudes en hablar y mencionar lo que te gusta y lo que no.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros