Una nueva piel

Una de las maneras más fáciles de mejorar la apariencia de la piel es a través de una exfoliación.

Una nueva piel

Al exfoliar tu piel se remueven las células muertas de la superficie dejando un cutis limpio y luminoso. Se recomienda especialmente para las personas que tienen el cutis graso, porque así se evita la obstrucción de los poros, muchos veces responsable de la aparición de granitos e imperfecciones.

Sin embargo todos los tipos de pieles se benefician de una exfoliación, incluso las secas, pues cuando se liberan los poros de las impurezas, dan paso a una piel libre de escamas lista para recibir la adecuada hidratación.

Existen dos tipos de exfoliación, la química y la mecánica. La química se lleva a cabo con mascarillas que tienen ácidos y la mecánica se hace con la fricción del cutis con cepillos, esponjas o geles granulados. Ambas desincrustan las impurezas, al mismo tiempo que estimulan la circulación y promueven la regeneración celular.

Con el uso regular de las mascarillas exfoliantes o los geles granulados se va mejorando la textura de la piel dejándola radiante y firme. Además, a tu cutis le será más fácil retener el agua en los tejidos.

Tú puedes exfoliar tu rostro en casa. Esta es una limpieza muy suave.

  1. Lava tu cutis con tu jabón o limpiador habitual.
  2. Aplica bicarbonato de sodio con movimientos circulares para exfoliar las zonas con impurezas.
  3. Enjuagar con agua oxigenada para refrescar y purificar tu rostro.
  4. Finalizar con una mascarilla de leche de magnesia para absorber el exceso de grasa.

 Sólo hay una recomendación, si tu cutis muestra cutis pequeñas venitas capilares, es mejor que te abstengas de exfoliarla porque se ha visto que el problema suele intensificarse. De cualquier manera, si tienes alguna duda acude con un profesional.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros