Champiñones: Los favoritos de las recetas

Ideales para cuidar la línea, son versátiles y van con todo

Champiñones: Los favoritos de las recetas

Los champiñones son sabrosos y fáciles de preparar, son de consistencia un poco delicada, por lo que debes tener cuidado en tu elección cuando acudes al supermercado.

La consistencia de los champiñones es como porosa y cualquier magulladura cambia por completo su aspecto, por lo que al elegirlos procura que sean de superficie clara y lisa. Si los compras por paquete, asegúrate que estén recién empacados y que la superficie de los champiñones no sea oscura.

Una vez que estás en casa y vayas a almacenar los champiñones por unos días, debes saber que la humedad es un enemigo de los champiñones, así que retíralos inmediatamente de su envoltura plástica o de lo contrario, se “sudarán” y realmente perderán su buen sabor y aspecto.

Lo mejor es guardarlos tal como están en una bolsa de papel (como las que se usan para el pan), en un recipiente plástico pero con una servilleta de papel absorbente que los cubra por todos lados para que se absorba la humedad y no se dañen los champiñones o también puedes utilizar un trapito seco. Después, los almacenas en el refrigerador.

Cuando vayas a prepararlos, lo primero es limpiarlos. Generalmente traen consigo partículas de tierra y materia orgánica necesaria para su desarrollo; antes de remojarlos para desinfectar o ponerlos debajo del chorro de agua, será mejor que retires esas impurezas con un trapito seco; deberás hacerlo suavemente, para que los champiñones se mantenga íntegros, sobretodo las “rejillas” que se encuentran en su parte inferior. Ya que eliminaste las impurezas, ahora si puedes darles una enjuagada breve para terminar con la limpieza.

Una característica de los champiñones (hongos en general), es que no contienen clorofila y por lo mismo, no sintetizan el almidón ya que no utilizan la luz del sol (generalmente se encuentran en la sombra o bajo árboles y hojas). El resultado es que tienen un bajo valor calórico y son un buen complemento para tu alimentación sana y balanceada. Los champiñones proporcionan fósforo, vitamina B2 y un poco de proteínas.

¿Cómo prepararlos? Bien, crudos se pueden agregar a las ensaladas, ya sea enteros o en rodajas. Puedes hervirlos en agua con un poco de limón para que no se ennegrezcan, también se pueden freír con aceite de oliva y ajo, puedes agregarlos a guisados e incluso asarlos. Las sopas o cremas de champiñones son otra delicia culinaria que debes incluir en tu menú.

Otra opción es comprar los champiñones enlatados, aunque su sabor es ligeramente diferente por la salmuera para su conservación, son deliciosos como guarnición y agregados a cualquier platillo.

Si estás a dieta, los champiñones son excelentes aliados para dar variedad a tus platillos.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros