Alíviate con un automasaje

Ya sea por tensiones acumuladas o enfermedades no curadas por completo, nuestro organismo va bloqueando sus canales de flujo de energía.

Alíviate con un automasaje

Primera parte

En ciertos momentos que no te sientes bien, lo único que desearías es que te dieran un buen masaje para relajarte y hacerte sentir mejor. Así es, las manos pueden convertirse en tu propio médico, ya que con un masaje sobre tu piel, puedes desde aliviar un dolor como relajarte por completo y recuperar energías.

Ya sea por tensiones acumuladas o enfermedades no curadas por completo, nuestro organismo va bloqueando sus canales de flujo de energía. Esto suena extraño, pero es la base de la reflexología, la acupuntura, reiki y otras prácticas de medicina alternativa. El movimiento resultante de un masaje, además de brindar relajación muscular, también brinda mejoría a los órganos internos del cuerpo; esto se logra porque el organismo es un sistema complejo y está estrechamente interconectado en todas sus funciones. Por lo tanto, los beneficios de un masaje repercuten ampliamente en tu cuerpo.

Ahora, si no tienes quién te proporcione el ansiado masaje, no importa. Tú misma puedes aplicarte el masaje y a continuación te diremos cómo.

La postura ideal para el automasaje es estar de pie con las piernas ligeramente flexionadas; así evitas el cansancio y el dolor en la parte baja de la espalda. Deberás cerrar tus ojos para poder concentrarte en las sensaciones.

Para la nariz, apliquemos un masaje a todo lo largo, desde la base hasta la raíz. A un lado de las fosas nasales, masajea en forma circular para aliviar gripe, nariz obstruida, sinusitis, entre otras molestias.
Para los ojos, comienza por realizar con lo dedos círculos alrededor del mismo. Deberán ser movimientos repetidos y profundos, sintiendo los puntos en los que se presenta dolor. Estos puntos de dolor representan bloqueos o zonas enfermas. Con este masaje puedes aliviar molestias en los ojos como vista cansada, conjuntivitis, ojeras, etc.
En la frente, aplica un masaje con los cuatro dedos de la mano derecha, arrastrando la piel de la frente desde la sien del lado izquierdo hasta la sien del lado derecho. Ahora con la mano izquierda, repite varias veces el movimiento a la inversa. Esto ayudará a relajar la mente y evitará molestias en los ojos y los dolores de cabeza.
En el cráneo, coloca ambas manos a los dos lados de la cabeza por encima de las orejas. Masajea formando círculos lentos y profundos. Haz énfasis en masajear la coronilla para aliviar las tensiones acumuladas. Otra parte a masajear es la base del hueso occipital, detrás del cuello, que también alivia el estrés y molestias en las vértebras.
En el cuello, haz círculos profundos desde el hueso occipital hacia abajo a ambos extremos de la columna. Masajea el trapecio hasta que lo sientas blando, ayudándote de la mano contraria al brazo que está masajeando las cervicales, empuja el codo para bajar a ambos lados de los omóplatos y masajea para aliviar tensiones o bloqueos que se reflejan en todo el cuerpo.
En los pómulos, con ambas manos, traza círculos pequeños que abarquen ambos pómulos de afuera hacia adentro y bajando lentamente, llegarás a las encías. Separa un poco los dientes y masajea encima de las encías desde la piel externa; haz lo mismo con la mandíbula inferior tanto por arriba como por debajo.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros