¡Pasta hecha en casa!

Quizá sea más práctico comprar la pasta en el súper, pero nada iguala el sabor de prepararle en casa ¡Anímate!

¡Pasta hecha en casa!

Preparar platillos es un arte. ¿Te imaginas preparar una pasta que puedas darle la forma que quieras y los sabores que difícilmente encuentras en las tiendas?

Es cierto que es mucho más práctico comprar la pasta en el súper, pero hacerla en casa, en sabor no tiene comparación. Así que ¿porqué no hacerla? Te decimos cómo ¡manos a la obra!

Para preparar suficiente pasta para unas cuatro a seis raciones, solo necesitas:

  • 1/2 Medio kilo de harina blanca
  • 4 huevos (puedes incrementar la cantidad de yemas al disminuir la cantidad de claras proporcionalmente para hacer una pasta más exquisita)
  • Una pizca de sal

Modo de hacerse:

  1. Forma un montículo con la harina en tu área de trabajo y haz un agujero en medio.
  2. Coloca los huevos en el agujero, agrega la sal y amasa todo junto hasta que obtengas una masa de consistencia suave (agrega un poquito de agua si es necesario). Continúa amasando por unos diez a quince minutos hasta obtener una consistencia suave, firme y elástica. Amasa en forma continua y consistente o la masa se quebrará cuando la estés enrollando.
  3. Separa la masa en dos secciones. Enharina la superficie de trabajo y comienza a enrollar la masa (como un chorizo), enrollando desde la mitad, volteándola ocasionalmente y enharinándola según haga falta para evitar que se pegue.
  4. Para evitar que la pasta se quiebre, una vez que haya alcanzado cierto tamaño, enróllala con el rodillo de madera y luego invierte el rodillo; conforme enrollas la pasta, puedes con suavidad estirarla al sostener firmemente la parte que no se ha enrollado y estirar suavemente usando el rodillo. Continúa volteando y enrollando la pasta hasta que esta se vuelve casi transparente (tan delgada como una moneda) si te es posible; la pasta se hará más gruesa durante la cocción.
  5. Una vez que has enrollado la pasta, puedes cortar trozos para formar ravioles o tortellini, en capas para lasaña o cortarla en tiras. Si eliges cortar en tiras por ser lo más sencillo, enróllala sobre sí misma y con el cuchillo corta rodajas de un 6 milímetros a un centímetro de ancho para formar las tiras según el tipo de pasta que quieras preparar.
  6. Cuece la pasta en agua hirviendo con sal. Como se trata de pasta fresca, se cocinará entre tres y cinco minutos. No la dejes demasiado tiempo en cocimiento ya que la harina que utilizaste no contiene tanto gluten como el que se usa en las pastas compradas y por lo tanto, la pasta quedaría rmuy suave si se cuece de más.
  7. La pasta no tiene que ser de color pálido claro ya que puedes agregar puré de verduras, chocolate y otros ingredientes a la harina para obtener tonos y sabores novedosos; solo recuerda que al agregar otros ingredientes, se altera la consistencia de la pasta y debes encontrar el punto ideal.

Para empezar, puedes preparar una pasta sencilla de espagueti y verás qué significativa es la diferencia en sabor y consistencia. Con la práctica, podrás preparar la pasta en un momento.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros