Prepara en casa tus germinados

Tú misma puedes preparar tus germinados en casa y tenerlos siempre listos y frescos. Lee más sobre el tema...

Prepara en casa tus germinados

Imagina lo que es consumir un producto natural que está en proceso de desarrollo y por lo mismo, contiene cantidades generosas de vitaminas, minerales y enzimas. ¿Dónde podemos encontrar estos productos? Ni más ni menos que en los germinados. Estas son semillas que como su nombre lo dice, están germinando y se encuentran en un proceso de crecimiento continuo; es por esto, que sus contenidos nutricionales son tal altos y en el estado más fresco posible.

Los germinados consisten en semillas de granos y cereales que se humedecen en forma controlada para hacer nacer los brotes y es en ese estado cuando se consumen en forma cruda o ligeramente cocidos. En su proceso de desarrollo, contienen buena dosis de vitamina C y minerales como el calcio, el fósforo, el potasio y el magnesio. Contienen también proteínas e hidratos de carbono que provienen del proceso de crecimiento acelerado que presentan las plantas en esa etapa de su desarrollo.

Ahora podemos encontrar en el supermercado varios tipos de germinados. Por mucho tiempo conocíamos solamente el germinado de soya que se utilizaba generalmente en la comida china. Pero poco a poco se fue introduciendo en México el germinado de alfalfa, y posteriormente, de cebada, garbanzo, lenteja, maíz, etc.

La forma más sencilla de aprovecharlos es agregándolos en una ensalada. Tienen generalmente un sabor neutro con una consistencia crujiente. El germinado de alfalfa sirve como ingrediente para sandwiches o para preparar un licuado con unas gotas de limón y un poco de azúcar. Los germinados también los puedes agregar a las sopas o acompañar cualquier platillo, sólo usa tu imaginación.

Tú misma puedes preparar tus germinados en casa y tenerlos siempre listos y frescos. Consigue un frasco grande con boca ancha y un pedazo de tela de manta para cubrir la boca del frasco y fijarla con una liga o un cordel. Coloca un algodón humedecido que cubra el fondo del frasco y deposita ahí las semillas previamente lavadas y remojadas de 8 a 12 horas. Ahora sí, tapa el frasco con la tela y colócalo en un lugar oscuro con una temperatura estable. El interior del frasco deberá permanecer húmedo y estar en posición inclinada.

En los tres días siguientes, las semillas deberán enjuagaras con agua limpia tres veces al día sin retirarlas del frasco. Harás para agua a través de la tela de manta y luego escurres el exceso de agua. Entonces vuelves a colocar el frasco en forma inclinada en el lugar asignado.

Al cuarto día, coloca el frasco en un lugar con luz natural para así incrementar el contenido de clorofila en los germinados. Al final del día, el germinado estará listo para consumirse.

¿Qué cantidades necesitas? Una taza de semillas de soya equivale a cuatro tazas de germinado; una taza de semilla de lenteja a seis tazas de germinado; una taza de cebada rinde cuatro tazas; dos cucharadas de alfalfa, rinden tres tazas.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros