¿Sabes cómo transplantar a una nueva maceta?

El transplante se debe llevar a cabo cada año o cuando veas que las condiciones en la maceta actual no son las mejores para tu planta.

¿Sabes cómo transplantar a una nueva maceta?

Con mucha alegría podemos ver cómo nuestra plantita ha crecido y se ve tan llena de vida; pero así como ha crecido hacia arriba, ha crecido también por debajo, o sea que sus raíces seguramente ya no encuentran espacio para donde crecer. La cantidad de tierra ya no es suficiente en nutrientes ni espacio y la planta empieza a decaer.

Es por esto, que debemos considerar transplantar nuestra plantita a una maceta más grande. Aunque no hay reglas establecidas, el transplante se debe llevar a cabo cada año o cuando veas que las condiciones en la maceta actual no son las mejores para tu planta. En caso que en vez de transplantar solo vayas a añadir más tierra a la maceta, te recomendamos que lo hagas a principios del otoño y a fines del invierno.

Para transplantar, debes buscar una nueva maceta de mayor tamaño, como unos 2 a 3 cm de diámetro mayor a la anterior (o lo que es lo mismo, de dos a tres dedos de grosor). Asegúrate que cuente con agujeros en la base para drenar el exceso de agua; si la maceta no tiene agujeros, con un taladro haz dos o tres agujeros distribuidos en la base. Si la planta no puede drenar el exceso de agua, esta se estancaría en el fondo, asfixiaría las raíces hasta pudrirlas.

Las macetas más usadas son las fabricadas con barro o plástico y ambas son buenas para cultivar plantas. Sin embargo, sus necesidades de riego son muy distintas; así que si cambias de tipo de maceta, deberás cambiar la rutina de riego de tu planta.

En el fondo de la maceta, debe haber una capa de bolas de arcilla absorbente; si no es así, puedes utilizar trozos de la maceta anterior (si es que no la usarás) para colocarlas en el interior de la maceta con una altura de uno a dos centímetros.

Si puedes, consigue mantillo (capa superior del suelo compuesta de los granos más pequeños y la mayor cantidad de humus) y colócalo sobre la base de la maceta y luego coloca la planta en ella. Es importante que la base de la planta (sobre la raíz) debe quedar a una altura de uno o dos centímetros por debajo del borde de la maceta para que el agua de riego no se desborde al verterla en la maceta. Coloca suficiente sustrato o tierra alrededor de planta, ayudándote con los dedos para que no queden huecos de aire.

Finalmente, riega la maceta con abundante agua para que el sustrato se asiente. Para asegurarte que la planta haya quedado bien plantada y siga su crecimiento, colócala en un sitio cálido con una temperatura alrededor de los veinte grados centígrados. Evita las corrientes de aire y conserva una atmósfera húmeda; puedes utilizar un rociador para aplicar agua sobre las hojas al estar a temperatura ambiente.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros