Diez Meses

Diez Meses

Desarrollo del bebe

Este será un período de dolores de cabeza, de paciencia, de mucha atención y de grandes alegrías.

Durante este mes, tu pequeño podrá ser capaz de dar algunos pasos, muchas veces de lado. Su curiosidad será insaciable, por lo que deberás tomar las precauciones necesarias para que le brindes un hogar seguro, pero en el que pueda jugar y desplazarse. Si tu pequeño se mueve con agilidad y es curioso por naturaleza, vete haciendo a la idea de que tu casa estará hecha un desastre.

Quizá ya hayas observado que tu hijo ha empezado a rodar sobre sí mismo, pasando de boca arriba a boca abajo. Colócalo boca arriba sobre una superficie plana, sin que su ropita le restrinja los movimientos. A modo de incentivo, ponle un juguete a su lado, pero fuera de su alcance. En general a los 10 meses de edad, pasar de boca arriba a boca abajo no le supondrá ningún problema.
 
Para esta época tu pequeño tal vez ya sea capaz de gatear bien y de dar un par de pasitos cuando está de pie. Es probable que estos comportamientos se iniciaran entre el 6º y el 8º mes.
 
El reflejo laberíntico rector es más intenso a los 10 y a los 11 meses de edad. Éste consiste en la tendencia del pequeño a levantar su cabeza cuando está acostado boca abajo o boca arriba.
 
Empezará a aprender a comunicarse y a manifestarte si necesita algo. Con su dedo señala lo que quiere, como su chupón, su biberón o su oso de peluche. Por lo general, para este mes ya gatea y se volverá cada vez más ágil. Los pequeños de esta edad suelen mostrar una cierta independencia en su capacidad ambulatoria desplazándose por sí solos cuando se les antoja.
 
Ya será capaz de distinguir el tamaño de las cosas en relación de la distancia. Reconocerá cuando le estés preparando sus papillas debido a los ruidos procedentes de la cocina.
 
Sabrá que van a salir, cuando te vea sacar el suéter del clóset o cargar tu bolsa.

Sus balbuceos se parecerán más a un auténtico discurso. A la hora de la comida le encantará sentir la textura de sus alimentos, por lo que será común que meta sus deditos al plato. No lo regañes, pues es parte de su desarrollo y conocimiento del mundo.
 
En esta etapa entenderá con claridad si papá y tú desaprueban su comportamiento. Será capaz de ponerse de pie y para lograrlo se apoyará en un mueble o una mesa. Si se encuentra en su cuna también lo hará. Gracias a su mayor movilidad también tratará de descubrir los objetos y artículos de la casa que por su color o forma le resulten atractivos.
 
Sabias que….
 
  • Los juegos que mejoran la coordinación ojo-mano a tu pequeño pueden ser muy divertidos para él. Reúne unas cuantas pinzas para la ropa o pequeños bloques de construcción y un recipiente abierto (lata de café, cubo de plástico, etc.) y enséñale a colocarse junto al recipiente y “encestarlos”.
  • Anima a tu pequeño a usar el lenguaje para comunicarse, en lugar de gestos o sonidos no lingüísticos. Aunque es más fácil señalar algo o lloriquear para conseguirlo, cuanto más practique la formación de palabras, mejor se desarrollará su capacidad de expresión oral.
  • Tu pequeño necesita mucho afecto físico en forma de besos, abrazos, caricias e interacción positiva. El tiempo y la atención son excelentes recompensas para él. Repítele constantemente lo mucho que lo quieres, para que se acostumbre a oír palabras de amor.

     


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Artículos Relacionados

Foros