¡A pasear! Con tu bebé

Salir con tu hijo es un placentero reto para papá y para ti

¡A pasear! Con tu bebé

Conforme tu pequeño va creciendo, es más común que tú y él salgan a la calle. Por un lado es el regreso a una vida normal; por otro, es un importante paso para la integración de tu pequeño a un entorno un poco más amplio y desafiante que el hogar.

Es natural que sientas un poco de nerviosismo en las primeras salidas, sin embargo, todo marchará bien si haces con tiempo los preparativos necesarios.

Te tomará apenas unos treinta minutos organizar los que tienes que llevar. Cada salida será un recuerdo valioso para tu pareja y para ti.

Lo que no te debe faltar
Un artículo indispensable para las salidas es una pañalera que contenga los artículos relacionados con la limpieza y alimentación de tu bebé. Todos los papás la necesitan.

Algunos inclusive tienen dos y guardan siempre una en la cajuela del automóvil, por si la otra se les olvida o llega a extraviarse.

Trata de incluir en ella los productos y objetos que sueles usar con más frecuencia. Toma en cuenta ésta lista que te mostramos a continuación:

  • Pañales (5-10 más o menos)
  • Un lienzo para cambiar al bebé (muchas pañaleras lo incluyen)
  • Toallitas desechables
  • Pomada para prevenir rozaduras
  • Bolsas de plástico vacías para guardar los pañales sucios o la ropa manchada
  • Un cambio de ropa extra
  • Un sombrerito o gorra por si hace mucho sol o mucho frío
  • Una prenda extra para abrigar al bebé (un suéter por ejemplo)
  • Algunos bocadillos, si tu bebé ya come alimentos sólidos
  • 3 biberones y fórmula en polvo, si es el caso.
  • Una botella de agua purificada
  • Un babero para proteger la ropa
  • Un pañal de tela para prevenir derrames
  • Algunos juguetes pequeños
  • El teléfono del pediatra, por cualquier caso que se pueda ofrecer
  • Una tarjeta con tu nombre y dirección por si la pañalera se pierde.

Antes de salir, prepara también a tu bebé con tres acciones básicas: dale de comer, cámbiale su pañal y vístelo. Realiza el orden de estas tareas, dependiendo de los hábitos del pequeño. Trata de observar con atención cuál secuencia funciona mejor (no sería bueno que ensuciara su traje nuevo con papilla o con leche)

La carriola es tan bueno para ti como para tu bebé. En ella el bebé viaja cómodamente y, al mismo tiempo, haces un poco de ejercicio cuando la empujas. Procura elegir una carriola de fácil manejo, que pueda plegarse sin complicaciones, para introducirla en el automóvil.

Antes de dar un paseo verifica cuáles son las condiciones del tiempo. No es conveniente que expongas a tu pequeño a temperaturas extremas; ni tampoco permitir que el sol le de directamente por lapsos prolongados.

Evita los cambios bruscos de temperatura y pide siempre consejo a su médico. Recuerda que tú no puedes hacer ejercicios sino hasta después de transcurridas seis semanas del parto.

Alimentación y botiquín básico
No importa cuánto vaya a durar la excursión que han planeado, tu bebé tendrá hambre en un momento u otro, pues necesita comer por lo menos cada tres horas. Cuando tu pequeño está lactando, usa ropa que te permita amamantarlo de manera sencilla y discreta.

Una vez que se encuentren en la calle, procura hallar el lugar ideal para hacerlo, puede ser en la antesala del inodoro, en la mesa más apartada o en una cafetería o restaurante, o incluso en tu propio automóvil.

Si tu pequeño se alimenta con fórmula, deposita el polvo en el biberón y mézclalo con agua embotellada justo antes de alimentar al bebé. Recuerda que muchos pequeños prefieren las bebidas a temperatura ambiente, así que no será necesario calentar la botella.

Pregunta al pediatra qué debe incluir un botiquín esencial para tu bebé. En general, éstos cuentan con elementos sencillos y fáciles de conseguir para resolver cualquier eventualidad.

Incluyen básicamente, venditas adhesivas, esparadrapo, crema contra las rozaduras, algún remedio contra el dolor y la fiebre, una botellita de alcohol, gasa esterilizada, cotonetes especiales, un jabón pequeño neutro, loción de calamina para aliviar las picaduras de insectos, cortaúñas y unas tijeras pequeñas.

Medios de transporte
Si piensas emplear el transporte público para salir con tu bebé, evita las horas pico. Si van a viajar en avión, recuerda que el propio aeropuerto facilita el ingreso de carriolas, y que el personal calificado te indicará cuáles son las medidas de seguridad indispensables para que el pequeño viaje.

Si van a tomar un autobús o un tren, pregunta con anticipación si tu pequeño requiere un boleto individual. Deposita la carriola en la sección de maletas, pero lleva siempre contigo la pañalera. Si van a viajar en automóvil, recuerda que la única manera segura de hacerlo es con un asiento especial que mantenga estable a tu bebé en la parte posterior del automóvil y prevenga cualquier lesión en caso de accidente.

Asiento de seguridad
Una de las compras esenciales antes de que el bebé nazca es, precisamente, un asiento de seguridad, necesario desde la primera vez que el bebé aborda un automóvil (cuando lo llevas del hospital a casa). Ya que los accidentes de automóvil suelen ser los más riesgosos para los pequeños, vale la pena hacer una inversión en pro de la seguridad y el bienestar de toda la familia.

Elige el asiento que te ofrezca mayores garantías y se adapte mejor al tipo de automóvil que manejes. Procura leer las instrucciones con atención y úsalo siempre, no importa cuan breve sea el viaje que piensan realizar.

Equipo portátil
Para un trayecto largo o un viaje que durará varios días, lleva contigo un equipo portátil para que tu bebé se siente o duerma. Un corralito de este tipo puede convertirse en una cómoda cuna que se guarda sin dificultad en la cajuela del vehículo y puede colocarse justo a la cama donde tú duermes, para tener un perfecto control de tu pequeño.

Lo mismo ocurre con algunas sillitas especiales que funcionan como mecedoras. Caben en cualquier lado, y garantizan la comodidad y postura adecuada del bebé. Incluso si la salida dura sólo unas horas, no dudes en llevar contigo algunos de estos implementos en la cajuela del auto.

Sé siempre muy sensible al tipo de paseo que piensen realizar, por ejemplo, si se trata de una comida al aire libre, es conveniente que lleves un domo de actividades para mantener al pequeño protegido de los insectos del jardín o las curiosas mascotas. Un gimnasio portátil, por cierto, puede ser una forma segura y atractiva de entretener al pequeño.

Tómalo con calma
Aunque se encuentren lejos de casa, procura mantener los horarios habituales de forma regular. Los bebés reconocen bien las rutinas y les gusta comer, jugar y dormir siempre a la misma hora. Para ti misma, seguir la rutina puede ser una manera de sentirte menos irritable.

En los momentos de tensión, trata de tomar un tiempo para ti y para el bebé, ya que es importante recuperar la privacidad y la serenidad que caracteriza a esa relación. Ten cuidado: el mayor número de accidentes suele ocurrir en situaciones en las que, por cualquier motivo, se ha suspendido la rutina habitual.
 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros