Consejos para proteger la piel de tu hijo

A tomar el sol con precaución ¡Protégelo tomando precauciones!

Consejos para proteger la piel de tu hijo

Si se toma en las horas apropiadas, proporciona un color saludable. Sin embargo, la piel de los pequeños debe protegerse contra el riesgo de una “sobreexposición”.

Con mucha frecuencia escuchamos hablar sobre los peligros de exponerse al soy y que cada día es peor. Esto debido principalmente a la contaminación atmosférica y al progresivo ensanchamiento de los agujeros en la capa de ozono.

Estas afirmaciones nos deben llevar a tener mayor prudencia. Las precauciones deben ser aún mayores con los niños más pequeños, porque su piel es delicada y vulnerable. Es mucho más delgada que la de los adultos y está menos protegida por la llamada película hidrolipídica, una fina capa compuesta por agua y grasa, que actúa de barrera contra las agresiones externas y que se forma lentamente, completándose hasta llegar a la pubertad.

Asimismo, en los niños, el proceso de producción de melanina, pigmento coloreado que defiende la piel de los rayos ultravioleta, es más lento e incompleto. Todo esto constituye un buen motivo para proteger al pequeño de todas las formas posibles, pero son privarlo de los efectos beneficiosos del sol, el cual, entre otras cosas, es un valioso aliado del crecimiento.

Sus rayos facilitan la síntesis de vitamina D, esencial para el desarrollo de los huesos. Toma nota de algunos de los consejos que nos dan los dermatólogos, con el fin de proteger la piel de tu pequeño y facilitarte la tarea, incluso bajo el sol.

Durante el primer año, como máximo, 10 minutos

  • Hasta los primeros seis meses; es mejor evitar que el bebé tome el sol de manera directa, especialmente durante las horas más cálidas y cerca del agua, donde es mayor la refracción de los rayos ultravioleta.
  • Durante el primer año, son suficientes 10 minutos diarios para ir acostumbrándolo al sol de una forma gradual; poniendo especial atención si tu pequeño tiene la piel clara, los ojos azules y es rubio o pelirrojo. También hay que recordar que ni la sombrilla de playa, ni la capota de su carriola son suficientes para proteger a los pequeños, especialmente durante las horas más cálidas, en las que se aconseja abstenerse completamente de tomar el sol.

No a las horas más cálidas
Incluso después de que haya cumplido el primer año de vida tu pequeño, es mejor que evites que tome el sol las horas más cálidas del día (de las 11 de la mañana a las 4 de la tarde), durante las cuales los rayos solares alcanzan su máxima intensidad porque llegan perpendicularmente a la superficie terrestre.

Los mejores momentos para que tu pequeño tome el sol siguen siendo las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. Los primeros días es conveniente ponerle una camiseta y que tengas la precaución de sentarlo encima de una toalla, y nunca sobre la arena, que debido a su fuerte poder de reflexión, podría causarle quemaduras. También es útil ponerle un sombrero de ala ancha y unos lentes de sol.

¿Qué protector solar debes preferir?
La elección de protector solar más adecuado es muy importante. Puede ser uno que también sirva para los adultos o uno especialmente destinado a los pequeños.

  • Lo más importante es que sea de alta protección (como certifica la sigla “FPS 50” que figura en la etiqueta) o que tenga un elevado Factor de Protección Solar.
  • También debe brindar una doble protección frente a los rayos UVA y UVB, ya que sólo de esta manera se pueden prevenir los eritemas y quemaduras.
  • Para que obtengas el mejor resultado posible, debes repetir la aplicación cada dos horas. Asimismo, se puede elegir un producto resistente al agua, que brinde una protección más prolongada. De esta forma no tendrás que aplicar bloqueador cada vez que tu pequeño salga del agua. En tal caso, en la etiqueta figura también la advertencia “resistente al agua” (water resistant)
  • Para terminar, te diremos que nunca debes olvidar hidratar la piel de tu pequeño antes y después de tomar el sol; utilizando primero una crema nutritiva y después un producto con la leyenda “aftersun” especiales para los niños más pequeños.

Hay de rayos a rayos
Ten cuidado con los daños producidos por una excesiva exposición. Los rayos solares (UVB, ULTRAVIOLETAS B), se consideran peligrosos porque provocan eritemas y dilataciones en los capilares, aunque su acción sólo se limita a la superficie de la piel.

Si se hace una evaluación más profunda, se puede comprobar que son mucho más peligrosos los rayos UVA (ultravioletas A), que, a pesar de no dejar señales visibles en la piel, llegan hasta los fibroblastos, las células que forman la base de la epidermis, compuestas de elastina y colágeno.

Con el paso del tiempo, su acción puede provocar daños celulares y debilitar las fibras elásticas, acelerando el envejecimiento y favoreciendo la aparición del melanoma, un tumor cutáneo. Además, la cantidad de rayos UVA que llega a la tierra es 10 veces mayor que la de los UVB.

Los rayos solares también contienen radiaciones infrarrojas que recalientan la piel y contribuyen a incrementar el riesgo de eritemas y quemaduras.

¿En qué tipo de presentación puedes adquirir el protector solar?

  • Lo mejor es que optes por las consistencias más ligeras; pero por motivos meramente prácticos. Si prefieres una consistencia más espesa, puedes optar por las presentaciones en crema.
  • Después de tomar el sol debes bañar a tu pequeño con jabón de avena, o de aceite de almendras; con ph neutro y poco espumoso, porque la delicada piel del niño se deshidrata debido a la acción del sol.
  • También debes proteger sus labios, utilizando lápiz labial especial o una crema de pantalla total.- esta medida es muy importante, ya que los labios de los niños carecen de la doble capa protectora que está formada por melanina y la capa córnea, y por ello están más expuestos a los daños que produce el sol.

A partir de los 3 años un complemento
Para que puedan tomar el sol sin peligro, a los niños que ya han cumplido los 3 años se les puede dar de forma cotidiana un complemento alimenticio específico, donde también abunde, además del betacaroteno, el carotenoideo y el licopeno.

Se trata de sustancias extraídas del jitomate, que protege la piel estimulando la formación de melanina y produciendo otro tipo de pigmento. Consulta con su pediatra antes de dárselo.
 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros