Si es prematuro, tu leche es su mejor alimento...

La leche materna es muy valiosa para todos los bebés, pero resulta aún más indispensable para los que nacen antes de tiempo.

Si es prematuro, tu leche es su mejor alimento...

La leche materna es muy valiosa para todos los bebés, pero resulta aún más indispensable para los que nacen antes de tiempo. ¿Cómo debes ofrecérsela?... aquí te damos unos consejos de los expertos.

Es pequeño, y todavía más indefenso que los demás, porque nació antes de tiempo y tiene que afrontar la vida fuera del vientre con anticipación. Si tu bebé es prematuro, necesita tu leche más que nunca. Sin embargo no tienes nada que temer; aunque tu embarazo no haya llegado a su término, tu alimento es perfecto. Y no sólo desde el punto de vista nutricional.

La naturaleza ha equilibrado tu leche para que se adapte a las exigencias de un bebé nacido antes de lo previsto. Únicamente te hace falta un poco más de paciencia con respecto a las mamás que han dado a luz en la fecha prevista. Sobre todo, si tu bebé nació mucho antes de lo esperado, puesto que debe madurar, fortalecerse y aprender a “prenderse” al pecho. Sin embargo, hasta ese momento, puedes garantizarle, igualmente, todas las ventajas de tu leche.

La leche es muy buena para él
Aunque tu bebé haya nacido antes de las 37 semanas, tu leche es un alimento perfecto para él. De hecho, la lactancia es una de las garantías fundamentales para la supervivencia y el bienestar de cualquier recién nacido, aunque haya nacido antes de tiempo.

Asimismo, el alimento de una mamá que ha dado a luz de forma prematura es distinto al de las que han llevado su embarazo a término (40 semanas) y está adaptado a las exigencias específicas de un bebé más pequeño. Por ejemplo, contiene el doble de proteínas, representadas, sobre todo, por anticuerpos, que son sustancias que defienden al organismo frente a las agresiones de bacterias y virus.

Un dato muy importante: los niños prematuros están más expuestos a las infecciones, pero la leche les sirve de escudo, puesto que les garantiza una cantidad de defensas inmunitarias cinco veces superior a las proporcionadas a los bebés nacidos a las 40 semanas.

• También proporciona más sales minerales.- como el sodio, el potasio y el cloro, que en el organismo de un niño prematuro escasean con más facilidad, lo cual pone en peligro el funcionamiento normal de muchos órganos.

¿Pecho o vaso?
Si tu bebé es prematuro, pero está sano y pesa al menos un kilo y medio, puedes ponértelo al pecho. Estas condiciones indican que el pequeño ya es lo suficientemente maduro como para poder chupar. ¿Y cuál es el tipo de lactancia ideal para él? A demanda, adaptada a sus necesidades y deseos.

• Lo que es muy importante que tomes en cuenta es que, dado que la toma conlleva un gran gasto de energía, se debe evitar que el bebé pierda fuerza a través del llanto.- para hacerte entender que tiene hambre. Por el contrario, te debes anticipar a sus deseos. Permanece cerca de él, y en cuanto adviertas que se mueve, saca la lengua o gira la cabeza hacia ti, ofrécele el pecho para la toma. Asimismo, te lo puedes poner al pecho cuando todavía esté en un estado de sueño ligero, pero a punto de despertarse para comer.

• Si tu bebé nació antes de la semana 32 y pesa menos de un kilo y 300 gramos, aún no tiene la fuerza suficiente para succionar.- sin embargo, esto no significa que no puedas ofrecerle leche materna.

• Hasta la semana 34 de gestación no se perfecciona la coordinación entre la succión y la deglución, por lo que si un bebé nace antes de este tiempo, la alimentación se debe realizar mediante una sonda. Por otro lado la naturaleza ha previsto hasta el más mínimo detalle.

Después de la semana 34, el bebé será capaz de beber de un vaso o de una tacita, por lo que ya no será necesario alimentarlo mediante la sonda. La leche materna se puede extraer con un sacaleches y pasarla a un recipiente especial. Estos recipientes permiten una buena nutrición, ya que satisfacen la fase oral de la digestión, es decir, los procesos de transformación de los alimentos que se producen en la boca y que son fundamentales para una perfecta alimentación.

• Además, al beber de la taza o del vaso, el bebé puede captar la mirada de mamá.- y establecer una estrecha relación con ella.

El método canguro
Si tu bebé es verdaderamente muy pequeño, puedes recurrir al método canguro, una técnica de nutrición adoptada en los departamentos de pediatría o neonatología más avanzados.

• El bebé, en lugar de permanecer dentro de la incubadora, entra en contacto directo con el pecho de mamá, en una especie de bolsa formada únicamente por prendas maternas.- desde esta posición, le resultará más fácil ingerir algunas gotas de leche, que podrás ponerle directamente en la boca, y recibirá los beneficios de la lactancia materna. No obstante, ésta no es la única ventaja.

El método canguro permite, además, el contacto directo entre mamá y bebé, que no sólo favorece el vínculo entre ambos, sino también la producción de oxitocina, la hormona que regula la salida de leche en el organismo materno, hasta que el bebé se puede “prender” directamente al pecho.

• Si el bebé no ingiere la leche suficiente para mantener activa la lactancia.- será preciso que te extraigas la leche mediante un tiraleches, con una cierta frecuencia. Durante la extracción, es muy práctico tener cerca una prenda que pertenezca al pequeño, como un juguete o una foto suya. De esta manera, te sentirás más implicada emocionalmente y la producción de oxitocina también resultará beneficiada. Ante todo, mamá, sentirás que estás haciendo algo útil e importante para tu bebé.

A veces es necesaria un poco de ayuda. En ciertos casos, se recurre a la lactancia mixta:

• El principal temor de las mamás que lactan a un pequeño prematuro es que su leche no sea suficiente o que no lo alimente todo lo necesario.- esto es totalmente falso. La leche de una mujer que ha tenido un bebé prematuro garantiza la misma cantidad de calorías que la leche de una mamá que ha dado a luz a las 40 semanas.

No en vano, los prematuros alimentados con leche materna no tardan en alcanzar el peso de los niños de su edad que nacieron a tiempo. A pesar de esto, algunos prematuros pueden precisar una ayuda de leche de fórmula, que se deberá administrar con una taza o un vaso.

• Puede ser necesario un complemento en los primeros momentos de la lactancia.- en caso de que no produzcas todavía leche suficiente, para evitar cualquier posible disminución de azúcar en la sangre (crisis hipoglicémicas), que se produce con más facilidad en el organismo de los bebés muy pequeños.

En estos casos, se puede recurrir a una leche especial para bebés prematuros como complemento de la leche materna, con el fin de proporcionar la energía suficiente al bebé. Sin embargo, esta leche se debe retirar progresivamente, a medida que el pecho empiece a producir leche a un ritmo normal.

• La leche materna es el alimento más adecuado para los bebés prematuros.- ¿Y cómo saber si el bebé que ha nacido antes de tiempo se alimenta correctamente? Por el hecho de que, igual que los demás bebés, moja 6 pañales al día y aumenta unos 120 gramos a la semana. Ésta es la señal de que la leche está cumpliendo su deber.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros