Impulsando las emociones de tu bebé

¡Ayúdalo impulsando su desarrollo emocional!

Impulsando las emociones de tu bebé

En sus años iniciales de vida, tu pequeño estará sometido al crecimiento físico e interno; el primero es muy sencillo de verificarlo, porque con sólo observarlo constatas cómo va cambiando su cuerpo, su tamaño denota la forma en que ha pasado el tiempo y tu bebé va dejando de serlo para convertirse en una pequeña persona.
 

A la vez su parte interior va acumulando una serie de información que después utilizará para saber cómo reaccionar ante diferentes eventos, con quién sí o no cuenta, quién lo apoya y quiere, entre otros. Una de estas cualidades internas tiene relación con la cuestión emocional, que es aquella que le permite mantener los recuerdos de la gente que lo procuró cuando era muy pequeño, para que conforme crezca hacerse más independiente.

Lo anterior no significa que el pequeño se conducirá por si mismo o actúe a su libre albedrío, sino que eso le ayuda a mantener una idea muy fija de la seguridad y protección que le brindan las personas que están a su cargo al instante que no se encuentran junto a él; es decir, que sólo sortee las complicaciones que se le presenten durante las primeras etapas de su vida.

Una percepción despierta
El desarrollo emocional principia desde que tu bebé está dentro de tu útero, ya que ahí percibe de alguna manera cómo se comportan con él quienes estarán más cerca cuando nazca. Por tal razón, al estar con papá y mamá, debe establecerse un vínculo muy sólido de amor entre ellos y el pequeño, porque necesita sentirse tranquilo en el ambiente al que ha llegado.
 

Asimismo, es trascendental que durante el embarazo reciba mucho cariño y las menos tensiones posibles, pues ya tiene cierta capacidad para sentir los estados de ánimo tanto de mamá como de papá, que indudablemente influirán en su modo de ser en un futuro.

Luego de varios meses desarrolla unas características internas, y poco después de cumplir un año mostrará más interés por ser independiente, pero siempre teniéndote a la vista mamá, pues finalmente eres la persona que está más cerca de él. Sin embargo, ahora empieza a imitar algunas de tus conductas o las de papá.

En la formación de su independencia
Los primeros tres años de vida de un pequeño, son fundamentales para construir la base de su personalidad, así, prodigar todo tipo de cuidados y darle mucho amor y cariño, harán de su pequeño un individuo que según crece almacena recuerdos, vivencias y experiencias que le serán de utilidad más adelante.

Con buenos cimientos, tu pequeño será un adulto independiente, seguro frente a lo que haga, con iniciativa y sin miedo a tomar decisiones y con una autoestima muy grande. De esta manera su desarrollo emocional es importante en su vida, y de los adultos es la responsabilidad de que sea lo más sano.
 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros