¡Alerta! Con las alergias del bebé

Pon atención a cualquier síntoma que pueda presentar tu bebé

¡Alerta! Con las alergias del bebé

La alergia es una reacción exagerada del cuerpo a una sustancia o partícula del medio ambiente, la cual es diferente en cada persona. Hay casos en los que una alergia puede pasar desapercibida, pero en otros puede ser necesaria una atención médica inmediata.

Desarrollo de la alergia
Uno de los factores más importantes en el desarrollo de una alergia es la herencia. Normalmente, más del 50 de los pacientes con alergia tienen algún pariente que también la padece. Además de este factor, se suma también la presencia de partículas en el ambiente, o sustancias que entran en contacto con el cuerpo, llamadas alergenos, como pueden ser el polen, moho, microorganismos del polvo casero, caspas de la piel de animales, alimentos o medicamentos.

Algunos bebés pueden presentar alergia a una partícula o sustancia, pues al estar en constante contacto con ella se vuelven sensibles a su presencia. Esta situación se debe a que nuestro cuerpo tiene proteínas encargadas de defendernos de partículas extrañas. A estas proteínas se les llama anticuerpos o inmunoglobulinas; y la encargada de la reacción alérgica es la E o IgE. Cuando el anticuerpo IgE entra en contacto con la partícula extraña (alergeno) ocasiona cambios en el organismo, destinados a destruir tal partícula.

Al suceder este proceso, el cuerpo libera sustancias que provocan cierto tipo de síntomas, dependiendo del sitio donde se desencadenó la reacción; por ejemplo, en la piel se pueden producir ronchas (urticaria), en las vías respiratorias (garganta y nariz) se desarrolla catarro y en los bronquios asma. Por otra parte, los síntomas de la alergia pueden empeorar debido al humo del cigarro, a infecciones virales o a otro tipo de contaminantes.

Enfermedades alérgicas
Hay varios tipos de enfermedades alérgicas, ya que la alergia puede presentarse en cualquier parte del cuerpo y puede afectar a más de un órgano. El más frecuente de los padecimientos alérgicos es la rinitis o rinosinusistis estacional alérgica (también denominada fiebre del heno).

Esta enfermedad suele acompañarse en ocasiones por asma o dermatitis atópica, padecimientos que además de tener un factor alérgico, se desencadenan por otros mecanismos. En la piel, por ejemplo, la urticaria (ronchas) se presenta como expresión de alergia.

En este padecimiento los alimentos y medicamentos juegan un papel muy importante. La alergia más grave es el llamado choque anafiláctico, debido al cual el paciente corre el peligro de perder la vida. Esta reacción se debe, generalmente a medicamentos inyectados, pero otras situaciones pueden sucitarlo.

Principales alergenos
Casi cualquier cosa que esté en el medio ambiente puede causar una reacción alérgica, aunque normalmente se debe a partículas o sustancias de origen natural. En el aire, por ejemplo, existen los llamados aereoalergenos (partículas volátiles) como el polen, el moho de la humedad, e incluso insectos que se encuentran en el polvo, como en el caso del ácaro del polvo (insecto microscópico muy común).

Este último es el alergeno más importante pues se encuentra en los sitios donde hay polvo producido en las casas. Otros alergenos en los primeros años de vida de tu bebé, los alimentos, ya que provocan no sólo diarrea y vómitos, sino también ronchas o problemas respiratorios. Las caspas de la piel de las mascotas y el veneno de las abejas y avispas son alergenos menos frecuentes, pero igualmente agresivos. Los medicamentos también son considerados como alergenos, aunque sean naturales, ya que causan verdaderas urgencias médicas.

Diagnóstico
El diagnóstico de toda alergia, se debe hacer basándose en le historia clínica del paciente, donde se encuentra información sobre el tipo de padecimiento que sufre, cómo empezó, con qué se relaciona y en qué medio vive. De tal manera que tu médico vislumbra cuál o cuáles son los alergenos involucrados y posteriormente realiza pruebas cutáneas o de sangre para encontrar la partícula o sustancia que produce la reacción alérgica. La parte principal del tratamiento es evitar el contacto con la partícula o sustancia que provoca la alergia. Por ejemplo, si el causante es el pelo de tu mascota, pues, evitar que convivir con ella.

No siempre se sabe facilidad qué ocasiona la alergia, por tal razón el tratamiento se dirige al órgano afectado y con medicamentos que controlen los síntomas, como los antihistamínicos. Estos son fármacos que bloquean la histamina, sustancia liberada durante la reacción alérgica del cuerpo. Sin embargo no deja de ser importante que tu médico establezca un diagnóstico y un tratamiento específico de acuerdo al caso que presente tu bebé o familiar, o bien si tú misma padeces constantes catarros, urticaria o imposibilidad para respirar, es necesario que sean revisados por el especialista (alergólogo o especialista en alergias).

Si ya está diagnosticada la alergia en cualquiera de los casos, es importante colaborar con el especialista y decirle con qué sustancias o partículas se tiene contacto, y se deben realizar pruebas cutáneas y de sangre. Ya que esté diagnosticada la alergia habrá que evitar al máximo la partícula, sustancia o alimento al cual se resultó alérgico. Recuerda que no debe medicarse por cuenta propia, pues los efectos de tal acción podrían ser peores que la alergia. La cooperación es fundamental para lograr un tratamiento efectivo y una pronta recuperación.

 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros