¿Otitis externa? ¡Cuidado! tu hijo puede padecerla

Conoce la forma más oportuna de proteger a tu bebé contra la llamada infección del nadador

¿Otitis externa? ¡Cuidado! tu hijo puede padecerla

La otitis externa es una infección que afecta la piel de la parte externa del oído que se llama canal auditivo externo. El oído se divide en tres porciones: externo (cerumen), medio (dentro del tímpano, donde están el martillo, yunque y estribo), y el interno (conduce el sonido al nervio auditivo).

En la otitis externa, la principal molestia es el dolor, que aumenta cuando la oreja se moviliza o se presiona. Se presenta comúnmente en las personas que practican la natación o actividades donde entra fácilmente agua en los oídos, y ésta se debe a la continua humedad a la que se somete ese conducto externo, pues hace que la piel que lo recubre se reblandezca y se propicie la proliferación de bacterias.

 

Esta infección es menos frecuente en los lactantes, sin embargo en los pequeños de 1 a 5 años sobre todo en verano y temporadas en que se meten a albercas o juegan en la regadera con más frecuencia, son más susceptibles a padecerla. En ocasiones el uso de los cotonetes para tratar de limpiar los oídos, solo ocasiona que aumente la susceptibilidad a contraer la enfermedad.

 

Los síntomas pueden ser variables y los pequeños pueden tener solo una molestia ligera, con sensación de oído tapado o pueden tener mucho dolor variando el tiempo en que sus oídos estuvieron en contacto con el agua y la proliferación de las bacterias. El dolor puede durar desde pocas horas hasta días.

 

Los bebés pequeñitos que aún no saben como expresarse con palabras pueden jalarse sus orejitas, meterse sus deditos al oído, rascarse o tener llanto por dolor. A veces hasta el comer les ocasiona dolor, otras veces su orejita se ve inflamada y roja o sale pus o alguna secreción a través de ella.

 

Aunque ésta no es una infección grave, es muy importante que acudas con el pediatra. Él examinará el oído de tu bebé y limpiará la pus o la secreciones acumuladas verificando que la infección solo abarque el conducto auditivo externo y no el oído medio lo que implica un problema más serio.

 

El tratamiento para a otitis externa, consiste en gotas que contienen antibiótico que combatirán las bacterias que proliferaron en el conducto externo, el pronóstico es muy bueno, habitualmente es una infección leve y es muy poco probable que ocurran complicaciones; tu pequeño podrá bañarse diariamente y lavarse su cabello siempre y cuando tengas la precaución de secarle bien sus orejitas después del baño. Si asiste a clases de natación, deberá suspenderlas por unos días.

 

Cabe mencionar que muchos niños practican actividades acuáticas y no padecen la otitis del nadador, sin embargo hay pequeños que nadan solo unas horas y al día siguiente amanecen con su orejita hinchada y roja, si tu pequeño se encuentra en el segundo grupo, puedes prevenirla secando bien sus orejas después de cualquier actividad con agua, algunos pediatras recetan gotas de ácido acético como medida preventiva.
Con estas sencillas medidas tu pequeño podrá gozar del agua sin temor a molestias en los oídos.

 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros