Bebés regordetes...

¿Buena salud o preocupación?

Bebés regordetes...

Años atrás, un bebé era considerado sano si estaba gordito. Hoy, este concepto cambió. Gordito, ya no es sinónimo de saludable.

En la actualidad, se registra una epidemia mundial de obesidad que está experimentándose en todos los países.

La obesidad no constituye solamente un problema estético. Lo más peligroso son las complicaciones que acarrea: hipercolesterolemia, hipertensión y diabetes tipo 2, entre otras. Lo peor es que contrariamente a lo que suele creerse, estos trastornos no afectan a los adultos sino que pueden producirse en edades tempranas: un chico obeso de 10 años también tiene serios factores de riesgo.

De modo que hoy un gordito ya no es sinónimo de sano ni de bien alimentado. De hecho, un chico gordo no necesariamente está bien nutrido.

Bebés obesos ¿por qué?

En muchos casos, cualquier gesto del niño es interpretado como necesidad de alimento. Pero lo cierto es que el pequeño no sabe diferenciar sus señales, de forma que se forma un círculo vicioso donde todo reclamo se satisface con la comida. Entonces, un bebé puede ser gordo porque:

  • La madre lo alimenta cada vez que llora porque supone que el llanto es por hambre.
  • La mamá le ofrece alimento cada vez que el bebé la reclama, aunque el pequeño no tenga hambre sino solamente necesidad de su presencia.
  • La mamá lo estimula a comer en ocasiones donde el niño solo tiene necesidad de succionar.
  • La mamá lo entretiene con galletitas cuando, por ejemplo, el chiquito tiene necesidad de morder. De esta manera, el pequeño recibe continuamente una cantidad de calorías innecesaria.
  • Consejos para un efectivo control de peso en la infancia

Todo programa de control de peso debe basarse en una alimentación saludable, adaptada a las necesidades del niño y la familia.

Una alimentación sana es aquella que incluye todos los alimentos en proporciones equilibradas y que contribuye a un crecimiento normal cuando se trata de niños.

A continuación algunas recomendaciones para tener en cuenta:

  • Conviene sentarse a comer sin mucha hambre para poder seleccionar los alimentos y moderar las cantidades.
  • Es aconsejable realizar como mínimo cuatro comidas principales y dos colaciones: una a media mañana y otra a media tarde.
  • Tratar de no saltear comidas
  • Las comidas (al menos las tres principales) deben hacerse con tiempo y tranquilidad, sentados, con la mesa puesta y respetando los horarios
  • Evitar la televisión y otras actividades y distracciones a la hora de comer. La comida satisface más si le prestamos atención y le otorgamos su tiempo, sin distraernos con otra actividad.

Para disminuir las grasas

  • Reemplaza los productos lácteos enteros por descremados.
  • Desgrasa las carnes antes de su cocción.
  • Come el pollo sin piel y preferentemente la parte blanca.
  • Come más frecuentemente pescados y legumbres.
  • Limita las frituras.
  • Disminuye la cantidad de aceite en las ensaladas.
  • Restringe las salsas y los condimentos grasos.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros