¿Cómo enfrentar la influenza H1N1?

Entérate cómo proteger y cuidar la salud de la familia

¿Cómo enfrentar la influenza H1N1?

Con tanta información que nos ha llegado por todos los medios de comunicación (televisión, impresos, Internet, etc.) en relación a la influenza A H1N1, ya no sabemos ni qué creer ni qué descartar.

En mi opinión, lo más importante es llevar a cabo las medidas preventivas y, en caso de cualquier sintomatología en relación a la influenza, acudir de inmediato a recibir atención médica. Atender a tiempo la enfermedad evitará mayores riesgos.
 
Dentro de las dudas más frecuentes se encuentra la de cuál es la vacuna que nos dará una mayor protección. Esto tampoco se sabe a ciencia cierta, aunque fueron varias las aprobadas por el CDC (Centro de Control de Enfermedades en Estados Unidos) y si bien en la Unión Americana, países europeos, y nuestro país, ya se están aplicando vacunas, sólo el tiempo nos dirá el efecto tanto en protección como en posibles reacciones secundarias.
 
Las vacunas que existen hasta hoy, son elaboradas por los laboratorios Novartis, Glaxo Smith, Kline y la de Sanofi Pasteur.
 
En un estudio realizado en más de 60 mil pacientes con síntomas similares a la Influenza A H1N1, entre abril y julio pasados (2009), el IMSS detectó que aquellos individuos que fueron vacunados contra la influenza estacional tienen una protección adicional del 35 por ciento contra el nuevo virus; en comparación con aquellos que no fueron inmunizados.
 
Lo anterior tiene su lógica, ya que la vacuna estacional (recomendada por la Organización Mundial de la Salud para la temporada de invierno 2009-2010) cuenta con un tipo de cepa del virus A H1N1, de A H3N2 15 y de Influenza B por lo que esta vacuna da una protección parcial contra el virus de la influenza A H1N1.
 
Los médicos especialistas señalan que es de vital importancia aplicar la vacuna a la población que está en riesgo (siempre y cuando no sean alérgicos al huevo), esto es al personal de salud, mujeres embarazadas, personal que este en contacto con menores de 6 meses de edad (personal de guarderías), niños de 6 meses a 3 años de edad, adultos a partir de los 60 años, y toda persona entre 25 y 64 años con enfermedades crónicas y sistema inmunológico debilitado (diabetes, obesidad, enfermedades del corazón y de los pulmones).
 
Además enfatizan en que se debe mantener las medidas preventivas el mayor tiempo posible, sobretodo en temporadas de invierno o cuando se vean oleadas de frentes fríos.
 
En resumen, la atención oportuna a las personas que muestren los primeros síntomas y la aplicación de vacunas como medidas preventivas, ayudará a enfrentar mejor la influenza durante la temporada de frío y a disminuir los casos de riesgo y mortandad.

Por: Dra. Myrna Patricia Marines Andrade
Epidemióloga, con Maestría en Salud Pública
patricia.marines @hotmail.com
 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros