Reflujo

Reflujo

El reflujo gastroesofágico, mejor conocido como reflujo o regurgitación en bebés, es una consecuencia de la inmadurez del esfínter esofágico inferior, cuya función es evitar que una vez que la comida se encuentre en el estómago, ésta regrese hacia el esófago.

Se caracteriza por que los bebés suelen regurgitar (regresar) pequeñas cantidades de leche sin necesidad de hacer esfuerzo y, por lo general, sucede inmediatamente después de comer o al eructar.

La regurgitación suele ser muy ácida, lo que le provoca a tu bebé sensación de quemazón en el esófago. Esta enfermedad suele ser muy común entre los bebés, por lo regular menores de seis meses; hay algunos casos en los que se puede presentar hasta el año de edad.

Por lo general, no se considera de gravedad cuando el bebe regurgita pequeñas cantidades. Una regurgitación se torna peligrosa cuando el bebé se atraganta a consecuencia de la gran cantidad de leche que regurgita, que incluso, en algunos casos, puede hacer que el bebé deje de respirar por algunos momentos.
 
Algunas mamás suelen confundir el reflujo con el vómito, la diferencia se encuentra en que el vómito requiere de un esfuerzo y, por lo general, las cantidades de comidas devueltas por el estómago del bebé son mayores.
 
¿Cómo puedo sospechar que mi bebé tiene reflujo?
  • Suele tener salivación excesiva, es su manera de regular la acidez que le ocasiona el reflujo.
  • Tu bebé se encuentra irritable sin razón aparente.
  • Cuando está dormido se despierta irritado o llorando sin causa aparente.
  • Frecuentes dolores abdominales.
  • Por lo general rechaza el alimento.
  • Presenta mal aliento.
  • La sensación de quemazón que le produce la regurgitación suele causarle molestias y se puede observar en la expresión de su cara o con llanto incontenible.
 
Consejos que se deben seguir hasta los seis meses de edad para evitar la regurgitación
  • Darle menor cantidad de alimento y de manera más frecuente.
  • La posición es la única manera de prevenir la regurgitación; debemos darle de comer en una posición más vertical, evitar acostarlo mientras come.
  • Al momento de dormir deberás acostarlo boca arriba; es necesario acomodar el colchón de forma inclinada en unos 30 ó 40 grados.
  •  Algunos bebés suelen requerir medicamento; no le administres remedios caseros, pues podrías empeorar el malestar de tu hijo.
 
Recuerda que tu bebé es un personita que depende de ti al 100 por ciento, no arriesgues su vida automedicándolo. Ten presente que lo más conveniente es llevarlo con el médico, ya que él es el único que te dará el tratamiento adecuado para tu bebé.
 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros