Hermanos: Entre celos y rivalidades

Los celos surgen de la necesidad de competir por tiempo y atención

Hermanos: Entre celos y rivalidades

Nuevamente llega una feliz noticia ¡estás embarazada por segunda ocasión! … pero frente a tanta felicidad, deberás plantearte la posibilidad de los celos que le darán a tu primogénito en cuanto se entere, es una situación que tendrás que enfrentar de alguna forma.

Los celos y rivalidades entre hermanos se han vuelto tan común, que la mayoría de los psicólogos lo catalogan como una situación normal dentro de las familias. Estos surgen porque cada uno de los hijos se ven en la necesidad de tener que competir por su parte del tiempo y atención de los padres.

¿Hasta dónde puede llegar una rivalidad? Eso depende de muchos factores: de la diferencia de edad entre un hijo y el otro, de las técnicas que se utilicen para ayudar a resolver los conflictos entre hermanos, de la actitud de los padres frente a un hijo y otro, entre otros.

La rivalidad entre hermanos a menudo es visible cuando tienen entre 3 y 4 años, debido a que a esa edad realizan un serio esfuerzo por afirmar su personalidad y es entonces cuando ven a su hermano como una fuerte amenaza.

Los celos se manifiestan de diferentes formas: un niño de un año puede llorar si ve a la mamá cargando o abrazando al mayor; los niños de dos años tienden a retraerse, estar de malhumor e incluso agredir a su hermano (a), y los niños de 4 años se enojan y protestan cuando el más pequeño toma sus cosas sin pedirlas.

Estudios psicológicos recientes evidencian que la intensidad de los celos entre los hermanos depende en gran medida de la edad de los niños. Si la diferencia oscila entre 18 meses hasta 2 años, la rivalidad tiende a ser mayor.

Cuando esa diferencia es menor de 18 meses o más de 2 años tiende a ser mínima, debido a que por un lado es muy pequeño y apenas nota su llegada; y por otro tiene más edad, no se siente amenazado con la llegada de un nuevo bebé y percibe que las relaciones con sus padres están lo suficientemente firmes.

En resumen, la diferencia de edades intermedia es la que mayores problemas causa. Por eso se recomienda que una madre cuando está embarazada de su segundo hijo y éste apenas camina, platique con él una vez que empieza a notarse. Así le dará el tiempo suficiente de explicarle que ese nuevo bebé trae mucho amor para darle y que él también debe quererlo.

Tus hijos requieren de tu atención y amor, a lo largo de tu embarazo y durante su crecimiento. Quizá el recién nacido demande en principio de toda tu atención, pero debes hacerte un espacio diariamente para compartir momentos especiales con tu hijo mayor.

Sin duda alguna experimentarás esos celos y rivalidades entre hermanos con tus hijos, pero si tú sabes afrontarlo y relacionarte con ellos cuando surjan las diferencias, obtendrás en un futuro una familia fuertemente unida que se sabe apoyar en todo momento.

Tips:

  • Evita comparar a un hijo con otro. 
  • Hazlos sentir que participa en la llegada del nuevo hermanito, deja que se acerque y lo toque.
  • Anima a tus hijos a realizar actividades juntos.
  • Ayúdalos a solucionar sus diferencias y fomenta la comunicación entre ellos.
  • Trata las necesidades de tus hijos de forma individual.
  • Aliéntalos y felicítalos cuando jueguen juntos.

     


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros