Lactancia, una etapa que no te puedes perder

Es un arte y una manera muy fácil de dar cariño y bienestar a tu hijo

Lactancia, una etapa que no te puedes perder

La lactancia es una etapa donde la madre y el bebé aprenden juntos. Para aprovecharla al máximo y que ésta resulte exitosa es importante tener paciencia, estar relajada, y contar con el apoyo de los que te rodean.

En estudios realizados se ha comprobado que la leche materna tiene especial importancia por los múltiples beneficios que aporta, da todos los nutrientes, vitaminas y anticuerpos que se requieren.

En una lactancia que dura por lo menos un año, los niños obtienen un mejor desarrollo bucal, lectura más temprana, menos problemas del habla, y con un coeficiente intelectual más elevado. De igual manera, los preescolares que aún son amamantados se enferman con menos frecuencia, por menos tiempo y con un número menor de enfermedades específicas.

Además, cuando el niño se encuentra enfermo, la leche materna es un excelente nutriente fácilmente digerido y aceptado; el hecho de amamantar en estas condiciones permite proporcionar todo el cariño que necesita cuando se siente cansado, irritable o herido. En un niño alérgico también resulta de gran beneficio ya que le ofrece una mayor protección.

Pero las bondades de la lactancia no son solo para el bebé, también se ha notado que una madre que amamanta más tiempo reduce el riesgo de cáncer de mama, de cuello uterino y de ovarios, así como el riesgo de diabetes. Además, las hormonas de la lactancia ayudan a la mamá a relajarla.

Los lazos afectivos que se establecen entre madre e hijo en esta etapa se ven reflejados en una estabilidad emocional a lo largo de su crecimiento, lo cual es de gran ayuda sobre todo en la época actual donde la vida parece ser algo agitada.

¿Cómo amamantar? ¿Qué posición debo tomar?

Un buen afianzamiento es esencial para que el bebé se alimente adecuadamente y reciba todos los nutrientes que la leche materna le proporciona. Puede suceder que al principio te sientas temerosa, pero con el paso de los días te darás cuenta de que los dos se vuelven expertos.

Lo primero que debes hacer es adoptar una posición correcta y tener en cuenta que debe ser el bebé quien se acerque a ti y no tú al bebé, te sugerimos algunos pasos para lograrlo:

  1. Ponte cómoda, puedes colocar almohadas en tu espalda y debajo de tus brazos para apoyarte tú y a tu bebé.
  2. Si vas a prender a tu bebé en el seno derecho cárgalo con el brazo izquierdo.
  3. Su cabeza en tu mano, tu meñique y pulgar sosteniendo sus hombros, su espalda sobre tu antebrazo, sus pompas en tu codo y una pierna de cada lado del brazo.
  4. El brazo izquierdo de tu bebé libre por debajo de su cuerpo.
  5. Su cuerpo debe estar volteado hacia el tuyo, con la cabeza, los hombros y la cadera alineados.
  6. Con tus dedos de la mano derecha sostén tu pecho con el pulgar arriba y los otros cuatro dedos abajo.
  7. Ubica al bebé de manera que su nariz apunte hacia tu pezón.
  8. Para poder afianzarse, tu bebé moverá un poco la cabeza para atrás, lo que le obligará a abrir la boca bien grande para agarrar un buen bocado de la areola y no solamente el pezón.

Por: Veronique Lesoinne
Liga de la leche
www.lalecheleague.org
(81)8346 5305 y 8346 5305

Comentarios

13/05/2008 5:49:37 p.m.

mas que comentario quisiera me manden informacion despues de que ha nacido mi bebe Gracias
margaritabravo

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros