Al odontopediatra... aunque no tenga dientes

El odontopediatra es la persona adecuada para detectar problemas

Al odontopediatra... aunque no tenga dientes

Si formas parte de los papás previsivos, deberás recordar que no es necesario esperar a que tu pequeño presente su primer diente para llevarlo al especialista en odontología infantil, ya que hay una gran cantidad de información que debes conocer antes de que sus primeros piquitos empiecen a brotar; con todo, en casa también podrás proporcionarle una buena salud oral y maxilar.

Toma nota de lo que más debes tener en cuenta:

Sus encías bien limpias aunque no tenga dientes
No olvides que para un pequeño recién nacido la lactancia, además de brindarle la mejor nutrición, es necesaria para el adecuado desarrollo de su mandíbula y el maxilar superior, gracias a que la succión actúa como un ejercicio funcional que estimula el crecimiento.

Pero, no creas que porque tu pequeño aún es un bebé y no tiene dientes no se le deben limpiar sus encías; todo lo contrario: después de que termine su toma, humedece una gasa, envuélvete un dedo y pásasela por toda la cavidad oral, incluyendo su lengua (actualmente se consiguen en el mercado cepillos con forma de dedo, especiales para este fin). Esta sencilla limpieza, que debes hacer a diario, lo beneficiará en los siguientes aspectos:

Crear en él el hábito de la higiene oral
Cuanto más rápido se acostumbre tu pequeño no se sentirá invadido de un momento a otro, y menos inconvenientes tendrás a la hora de limpiarle su primer diente. Si la higiene de la cavidad oral se inicia desde el nacimiento, cada día ocasionará menos trauma y se convertirá en un hábito más de la vida diaria, como bañarse, comer, jugar...

Evitar la colonización de bacterias
Aproximadamente, cuando tu pequeño cumple los 3 meses, las defensas dadas por ti al momento del nacimiento comienzan a descender; por eso, es más fácil que tu pequeño se vea afectado por bacterias que puedan ocasionar lesiones e infecciones en la cavidad oral (por ejemplo, la candidiasis) y esta posible colonización puede ser evitada con una adecuada higiene.

Sin embargo, antes de que la realices, no olvides que ésta es la edad oral en la que todas las sensaciones entran por la boca. Por eso, la higiene se dificulta un poco debido a que psicológicamente el pequeño se siente invadido. Pero este motivo no es excusa para que evites la limpieza diaria de sus encías.

Los dulces y las golosinas con moderación
Otro de los temas que más consultan los padres con el odontopediatra es el consumo que sus pequeños hacen de dulces, bombones y demás golosinas, ya que es bien sabido que los azúcares, por el medio ácido que proporcionan, pueden desarrollar caries.

Por eso este tipo de alimentos deben ser controlados en la dieta de los pequeños, en especial los que son pegajosos o los que permanecen mucho tiempo en la boca. Sin embargo, en el caso de los chocolates, por tener un alto contenido de flúor, son ideales para los pequeños, pero sin obviar la limpieza de los dientes después de comerlos.

Además de las golosinas, hay otro alimento muy común en nuestra sociedad, que puede afectar el bienestar de los dientes: el piloncillo, que tiene un alto contenido de glucosa y otro ingrediente más: el clarol, una sustancia que disuelve los dientes. Por lo tanto, deberá ser al máximo evitada o por lo menos controlada con una excelente higiene oral-

Otro motivo de consulta: los hábitos orales
En el caso de los pequeños, chuparse el dedo o usar chupón, morderse los labios o los cachetes, hacer rechinar los dientes, etc., son hábitos nocivos que pueden llegar a dañar los maxilares.

Por eso, cualquiera de éstos u otro que presente tu pequeño deberá ser eliminado lo más pronto posible; y en estos casos, el odontopediatra será quien dictaminará el tratamiento que habrá de seguirse según el hábito y de la intensidad o severidad del mismo.

Además de los anteriores problemas que puede llegar a padecer un pequeño, las maloclusiones o malas mordidas también deben ser motivo de consulta con el odontopediatra, ya que un diagnóstico y un tratamiento realizados a edades tempranas evitará complicaciones en el futuro.

¿Y cuando le salgan los dientes?
Si tu pequeño ya tiene dientes, las visitas serán determinadas por el odontopediatra (si no has ido con este especialista, es el momento para solicitar una cita de inmediato), ya que cada pequeño requiere un lapso diferente de controles dependiendo del riesgo que tenga de padecer de caries, enfermedades orales, anomalías esqueléticas o por ser sano.

En cualquiera de estos casos, los pequeños necesitan una visita periódica para evitar patologías que se detectan con un simple diagnóstico; por ejemplo, las manchas blancas, que pueden detenerse con terapias de flúor.

 

Comentarios

5/07/2013 9:21:22 p.m.

(y)
AUTORIZA1

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros