Cómo afrontar sus problemas de sueño

En los primeros meses de vida, es común los desajustes en el dormir

Cómo afrontar sus problemas de sueño

Una de las cosas a las que tendrán que renunciar como papás con el nacimiento de su bebé, será a disfrutar de esas reparadoras horas de sueño.

Al principio, el organismo del pequeño, deberá encontrar su propio ritmo y es por ello que sus horarios serán irregulares. Sus ciclos de sueño y vigilia se irán adaptando a la vida familiar con el paso de los meses.

Conoce a continuación cuestiones básicas sobre el sueño y algunos consejos necesarios para que tu pequeño duerma tranquilamente y ustedes también....

Fases del sueño
El sueño se produce de una forma cíclica: sus fases suelen repetirse cada 90 minutos. Por otro lado, existen dos tipos de sueño: el llamado Rem (del inglés “Rapid Eye Movement”, que significa, movimiento rápido del ojo) y el conocido como no-Rem.

El sueño Rem sólo ocupa una quinta parte del tiempo en los adultos, mientras que en los primeros años de vida constituye la mitad del sueño total. Durante las fases Rem , la actividad psíquica es intensa y también entran en funcionamiento los centros de la memoria. El dormir es muy profundo y el pequeño sueña, pero no despierta. Por esta razón, se dice que los sueños protegen el dormir, debido, precisamente, a que durante la fase Rem resulta difícil despertar.

Otro factor que deben tener en cuenta es que ,mientras el pequeño se encuentra sumergido en el sueño no-Rem , la hipófisis (glándula que se encuentra debajo del cerebro) segrega, además de otras sustancias, la llamada hormona del crecimiento.

Preparen su descanso
Siempre deben asegurarse de preparar un buen ambiente para el descanso de su pequeño.

• Sigan un ritual antes de dormirlo; diariamente pueden bañarlo, ponerle su pijama, darle de cenar y luego acostarlo mientras le cuentan un cuento o le cantan una canción de cuna. Estos rituales varían en función de la edad del pequeño.
• Mantengan su habitación a unos 18º C; es muy importante mantenerla bien ventilada, pues el aire fresco, rico en oxígeno y no muy seco, favorece el descanso nocturno.

Y cuando no duerme...
• Antes de acostarlo deberán asegurarse de que ha comido bien, que esté limpio y que no tenga puesta ropa muy ajustada.
• Cuando esté en su cama, lo pueden apapachar un rato.- después deberán dejarlo para que se duerma solo. Es probable que llore, pero antes de volver a su habitación , deberán esperar unos minutos.
• Si tiene miedo a la oscuridad, pueden colocarle una lamparita en su habitación.
• Cuando no quiera dormir, o llora durante el sueño; pueden dejar que llore o que proteste durante algunos minutos, antes de que acudan a verlo.
• Háblenle con dulzura, aunque llore desesperadamente. Deben superar su nerviosismo con su calma.
• Si se despierta a menudo a lo largo de la noche, acérquense a él para tranquilizarlo, pero sin cargarlo, ni prenderle las luces, ni hacer mucho ruido. Es mejor que no lo lleven a su cama, pues después será más difícil erradicar ese hábito. A veces el pequeño no duerme de noche debido a los horarios irregulares de la familia. Los pequeños son metódicos y rutinarios y necesitan que se respeten sus ritmos de sueño.

Lo que NO debes hacer aunque no duerma
• No deben empeñarse en que duerma a una hora fija o durante el tiempo sugerido por los libros o por la abuela.
• No deben taparlo demasiado.
• No deben darle de cenar mucho.
• No es conveniente que presencie riñas o discusiones antes de dormir.
• No prolonguen los mimos nocturnos hasta el infinito.
• Si la única manera de tranquilizarlo consiste en llevarlo a su cama, pueden hacerlo. Sin embargo, después de apapacharlo deberá volver a la cuna.
• Por ningún motivo deben darle sedantes.

La mejor posición
Hasta hace pocos años se creía que los pequeños que duermen boca arriba podían ahogarse a causa de las posibles regurgitaciones de la leche ingerida en la última toma. Investigaciones recientes han inducido a los pediatras a aconsejar que al llegar la hora de dormir, se ponga al pequeño en la cuna precisamente en esta posición. No corre el menor peligro de ahogarse, pues las regurgitaciones se pueden prevenir fácilmente sosteniendo al pequeño en brazos durante algunos minutos inmediatamente después de la toma.

Por el contrario, podría resultar más peligroso que lo coloquen boca abajo, el contacto directo con el colchón o con la almohada. Se cree que esta posición favorece el llamado Síndrome de muerte súbita(muerte de cuna), por lo que las posiciones convenientes son boca arriba o de lado.

¿Y si ronca?
Hay pequeños que suelen roncar por la noche. Esta costumbre puede ser causa de algunos trastornos como irritabilidad durante el día. Si el pequeño ronca, se pueden producir las llamadas “apneas”, durante las cuales el pequeño deja de respirar durante algunos segundos.

En consecuencia, los tejidos reciben menos oxigenación y el sistema nervioso reacciona, haciendo que el sueño sea más ligero y que el pequeño despierte con mayor frecuencia. A menudo, la causa de los ronquidos son las adenoides engrosadas. En este caso, puede ser necesaria la intervención quirúrgica.

 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros