¿Qué le doy de cenar a mi bebé?

Para que duerma ligero y bien alimentado, toma nota de algunos trucos

¿Qué le doy de cenar a mi bebé?

La última comida del día suele hacerse con prisa. A veces, incluso, se convierte en una especie de autoservicio en el que cada uno abre el refrigerador y elige lo primero que tiene a la vista.

Sin embargo, éste es también un momento de encuentro que deberíamos aprovechar para comentar cómo han pasado el día, y de paso, inculcar a los hijos el hábito de cenar bien. Empieza por acoplar tus horarios a los suyos; cenar pronto les vendrá bien también a los mayores.

Éstas son las reglas para una buena cena:

  • Esmérate en la cocina y en la mesa, sobre todo si tu pequeño hace la comida del medio día en la escuela. No olvides que la cena es también como aquella, una comida principal, aunque menos copiosa.
  • No le pongas cualquier cosa para cenar. Como el menú de mediodía, el de ahora ha de ser equilibrado. Es también el momento de arreglar los desperfectos del día: incluye los alimentos que han faltado y que tu pequeño debe tomar a diario para crecer.
  • Olvida a esta hora los alimentos muy grasos y energéticos (guisos de legumbres, fritos y rebozados). El estómago también necesita descanso a estas horas.
  • Además de los alimentos, deberás alternar las formas de preparación: si ha tomado pescado rebozado al mediodía, no le pongas croquetas para cenar.
  • Modera la cantidad, pero respeta el equilibrio entre los nutrientes, ya que han de estar presentes, por este orden, los carbohidratos, las vitaminas y minerales y las proteínas, una buena cena puede consistir en un puré de papas y verduras, una manzana y un vaso de leche o yogur.
  • Haz de la cena un momento agradable. Si la jornada ha sido agotadora, evita los alimentos que no le gustan y, como siempre no le obligues a terminarse el plato.
  • Las proteínas del pescado, los huevos y los lácteos son más fáciles de digerir que las de la carne. A esta hora del día son preferibles al filete, el pescado a la plancha  con una salsa ligera, la socorrida tortilla o un poco de queso revuelto con frutas.
  • Si estás introduciendo alimentos nuevos en la dieta del bebé, hazlo siempre en la comida del mediodía y deja la cena para los alimentos ya conocidos que ya ha probado y sabes que no le sientan mal.

Alimentos que no deben faltar
Pan.- si en el resto de comidas ha tomado pan blanco, es buen momento para introducir, en pequeñas cantidades para que su organismo se vaya habituando, un poco de pan integral o enriquecido (cinco cereales, avena, maíz)
 

Arroz, pasta o papas.- las papas pueden incorporarse a un puré de verduras, la pasta a la sopa o bien presentarse hervida con una salsa ligera de tomate (sin chorizo, salchichas o carne) o mezclada con verduras. El arroz puede servirse de igual manera, o bien con guarnición de, por ejemplo, un pescado en salsa.

Pescado, pollo o huevo.- el pollo puede formar parte de unas croquetas, o añadirse en pequeños trocitos a una sopa de verduras con fideos. El pescado es mejor servirlo a esta hora hervido, aliñado con aceite, con unas papas, o bien con salsa de limón, a la plancha. Los huevos fritos no son adecuados para la cena: es mejor optar por una tortilla francesa, o bien un plato de ensalada.

Verduras.- como no suelen ser del gusto de los pequeños, a esta hora lo mejor es optar por el puré tradicional o poner en práctica los trucos de camuflaje. Un puré clarito es perfecto para acompañar pescados, arroces y pasta...y hasta para mojar el pan.

Fruta o ensalada.- inclúyela en la cena si no ha completado a lo largo del día las 3 raciones de rigor.

Leche, queso o yogur.- su presencia permite obviar el pescado, la carne o el huevo, ya que los alimentos de este grupo contienen también proteínas de excelente calidad. Unas croquetas, un vaso de leche , una ración de queso fresco con miel o un yogur revuelto con frutas frescas pueden convertirse en segundo plato y postre.

La hora de la sopa
Una sopa caliente reconforta y predispone a un sueño profundo. Además del clásico caldo de verduras , pollo con fideos, atrévete con los siguientes ingredientes para variar las sopas:

  • Papas que se incorporan en trozos (en crudo) al caldo de cocción. Úsalas si le gustan las sopas espesas y deseas prescindir de los fideos.
  • Copos de avena, para usar como sustitutos de la pasta; absorben mucho líquido, así que modera la cantidad.
  • Un huevo batido, que se añade al final de la cocción y enriquece la sopa con proteínas de la mejor calidad.
  • Trocitos de pan, previamente pasados por la tostadora; también puedes ponerlos en un cuenco aparte y dejar que tu pequeño se sirva.
  • Un sofrito ligero a base de zanahoria, cebolla y calabacín, rehogados en aceite de oliva. Hace la sopa más sabrosa, pero hay que tener cuidado de que no se doren. Si no quieres que se encuentre los trocitos, tritura el sofrito junto con un poco de caldo en la licuadora, y devuélvelo después a la cazuela.
  • Coliflor hervida y aplastada con el tenedor. Añádela una vez hecha la sopa.
  • Hierbas y especias; perejil, hojas de menta, albahaca, melisa, canela, nuez moscada, comino....incorpóralas unos segundos antes de retirar la sopa del fuego.
  • Y de “adornos”, puedes usar, semillas de ajonjolí, queso rallado, yema de huevo duro...para darles el toque final.

Verduritas disfrazadas

  • Hiérvelas, aplástalas con el tenedor, mézclalas con el huevo batido y prepara una tortilla.
  • Tritura unas zanahorias, una hoja de acelga o col, un trozo de puerro y pimiento rojo. Sofríelas en la sartén con un poco de aceite y estarán listas para : añadir un poco de tomate crudo y atún y rellenar con esta pasta unas empanadas, o colocar sobre una base de pizza; incorporar harina y leche y preparar croquetas; con tomate triturado, pasarlo todo por la licuadora y acompañar con esta salsa de tomate un plato de macarrones; mezclarlas con carne picada, lentejas o garbanzos cocidos y aplastados con el tenedor y hacer hamburguesas o albóndigas.
  • Prepara unas verduras al vapor, corta en taquitos pequeños, espolvoréalas con queso, gratina y sirve.

Trucos para mamás con prisa
Es habitual que las cenas se hagan con prisas. A esta hora, el poco tiempo disponible, el cansancio y las ganas de acabar la jornada, no invitan a dedicarle tiempo a la cocina. Para que la última comida del día no pague las consecuencias te sugerimos lo siguiente:

  • Ten siempre en el refrigerador verduras de hoja lavadas, troceadas y guardadas en una tartera, te servirán para improvisar una ensalada o añadir a una sopa.
  • El arroz hervido se conserva bien y es un socorrido recurso para servir como guarnición o acompañado de salda de tomate, que también puedes tener en casa lista para calentar.
  • Las sopas pueden hacerse en cantidad y congelarse en raciones individuales (excepto si llevan papa o arroz).
  • También resulta práctico tener siempre algunos huevos cocidos en el refrigerador, listos para enriquecer un puré o para prepararlos rellenos.
  • Prepara en un momento una bandeja de canapés variados a base de paté, queso fresco con tomate, atún... que no requieren cocina, acompáñalos con una fuente de fruta cortada.

Comentarios

1/02/2011 10:37:21 a.m.

Como siempre excelentes consejos para nosotras que tenemos tantas dudas. Gracias
MONIC1901

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros