¿Mi bebé es zurdo?

¿Agarra su cuchara con la mano izquierda? Descubre a qué se debe

¿Mi bebé es zurdo?

Se calcula que entre un 10 y un 15 de la población mundial es zurda. Y basta con echar un vistazo a las aulas para sospechar que la cifra va en aumento. La explicación parece lógica. Hoy son muchas culturas en las que no se reprime como antaño la zurdera. Castigos, palmadas y manos atadas a la silla han quedado en la memoria de nuestros padres y abuelos. En su lugar, tijeras, cucharas, cuadernos y todo tipo de artículos facilitan la vida de muchas personas en un mundo todavía diseñado por y para diestros. Pero los zurdos pisan fuerte. Aunque sea con el pie izquierdo.

Puede ser genético
Ninguna de las hipótesis que han intentado esclarecer el por qué de la zurdera han sido demostradas. Hasta hace poco se consideraba una deformación de la lateralización del cerebro que había que corregir ya que la correcta era la derecha. Y nada más lejos de la realidad, pues cualquier lateralidad es eficaz siempre que esté bien definida. Posteriores teorías han defendido que la zurdera estaba relacionada con traumas prenatales. Pero tampoco ha sido demostrado. Más recientemente el genetista neoyorkino Amar Klar ha lanzado una hipótesis más acorde con los tiempos que corren. Está convencido de la existencia de un gen que cuando está activo determina que la persona será diestra. En el 20 de la población, que tendría este gen apagado, la probabilidad de ser diestro o zurdo sería la misma, es decir, del 50 . Esta teoría explicaría un fenómeno curioso: en el 18 de los gemelos que poseen la misma carga genética, uno es diestro y el otro zurdo. En estos casos, el gen estaría apagado y ambos hermanos tendrían la misma posibilidad de ser diestros que zurdos.

¿Cómo saber si es zurdo?
Adivinarlo te resultará fácil si prestas atención a la mano, pie u ojo con el que desempeña estas actividades. : tomar su biberón, patear una pelota, apretar un botón, mirar por algún orificio, tratar de peinarse, saltar sobre un pie.

Definiendo la lateralidad
Lo único que se sabe con certeza es que el cerebro tiene dos hemisferios y que ambos controlan el cuerpo de un modo cruzado. A éste fenómeno se le llama lateralidad. El hemisferio derecho dirige los movimientos del lado izquierdo del cuerpo, y viceversa. El izquierdo suele ser el dominante y por eso la mayoría de las personas son diestras. Los zurdos son la excepción. En ellos domina el derecho y, por tanto, su lado fuerte del cuerpo es el izquierdo. Se habla de lateralidad pura cuando domina el mismo lado en mano, pie y ojo, y de lateralidad cruzada cuando se es diestro de mano y zurdo de pie y viceversa. Existen además diversos grados de predominio. Los niños que definen su lateralidad de forma temprana tienen un predominio más fuerte sobre un lado de su cuerpo, mientras que quienes la establecen más tarde, tienen posibilidades de tener lateralidad cruzada.

Un “zurdo” contrariado
Nunca obligues a tu pequeño a usar la derecha. Forzar la lateralidad es una auténtica barbaridad. Obstruir el hemisferio cerebral dominante da lugar al llamado síndrome del zurdo contrariado y entre las consecuencias negativas que provoca figuran trastornos en la escritura, dislexia, dificultades en el equilibrio y en la lectura, torpeza manual e inseguridad en los movimientos. Algunos de estos niños llegan incluso a tener dificultades en su vida social y afectiva.

¿Puede ser ambidiestro?
Algunas teorías sostienen que los ambidiestros son aquellos que nunca llegaron a definir bien su lateralidad. Otras afirman que han desarrollado su potencial intelectual mejor que los demás. Para otros investigadores el ambidiestro no es más que un zurdo contrariado. Como ya hemos comentado, lo mejor es que le dejes a su aire hasta que decida. Durante los dos o tres primeros años la mayoría de los niños son ambidiestros y en sus actividades cotidianas utilizan ambas manos indistintamente. Con el paso de los años, la lateralidad se va definiendo y muchos cambian de preferencia manual muchas veces. A partir de los 4-5 años se debería mostrar una tendencia firme hacia una de las dos y a los 8 años estar completamente establecida.

Tolerancia, paciencia y ayuda. No basta con dejar que tu pequeño se maneje con la izquierda, sino que debes enseñarle a afrontar tareas pensadas para los diestros. Los obstáculos no tardarán en aparecer. Las tijeras de punta redondeada de la escuela son sólo un ejemplo. Los pupitres de la escuela se sitúan a la derecha, el ratón del ordenador se coloca en el mismo lado y los teclados tienen los números al revés. Cubiertos, instrumentos musicales y material deportivo engrosan la lista. Existen páginas web especializadas en las que puedes comprar utensilios con los que le harás la vida más fácil. Habla con sus profesores y asegúrate de que en clase se siente en el lado izquierdo del pupitre, de manera que no choque con el del compañero. Se ha de procurar que la luz le venga siempre del lado derecho y vigilar que conserve la verticalidad al escribir para evitarle problemas de la vista y de columna. Por último y para que disfrute de su diferencia, explícale que otras personas como él, han sido personajes importantes.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros