El dilema del chupón

El uso del chupón... ¿es conveniente? ¿causa algún daño al bebé?

El dilema del chupón

El uso del chupón siempre ha sido un tema controversial. Quienes son partidarios del uso del chupón alegan en su defensa que este accesorio calma la necesidad de succión del pequeño, lo tranquiliza y contribuye a fortalecer sus maxilares.

Pero quienes están en contra consideran que constituye un foco de infecciones, que favorece la formación de gases y se utiliza para silenciar las protestas del pequeño cuando reclama la atención del adulto para que sus necesidades sean atendidas.

Sin la intención de crear polémica, cabe recordar que el bebé necesita chupar y que la boca es una de las primeras fuentes de placer del ser humano. El chupón, ha sido diseñado a imitación del pezón materno, proporciona un bienestar similar al de mamar y, por consiguiente, tranquilizar y consolar al pequeño.

Se debe tener en cuenta, que si al bebé no se le proporciona un chupón para que satisfaga sus necesidades de succión, existe el peligro de que llegue a sustituir éste por el dedo.

Y éste hábito entraña un mayor riesgo de infecciones y puede llegar a producir alteraciones en la piel y la anatomía de su dedito, y está demás asegurar que está comprobado que es más sencillo que el pequeño se libre de la costumbre de un objeto externo como el chupón que del dedo.

Si se decide el uso del chupón, es preciso que esperes unos pocos días antes de ofrecérselo al pequeño, para que le des tiempo a que primero se acostumbre al tu pezón.

Chupones para todos los gustos

En el mercado existe una amplia gama de tipos y marcas de chupones. Se puede elegir por la forma, el tamaño, el diseño o el material del que está hecho. No obstante, quién decidirá finalmente con cual se queda, es el bebé. Tan solo ten en cuenta que una vez que el pequeño se acostumbra a un tipo de chupón, es muy difícil cambiarlo por otro que presente características distintas.

Consejos para elegir chupones seguros

  • Comprueba que esté hecho de una sola pieza y no sea desmontable, ya que el pequeño podría tragarse de manera accidental alguno de sus componentes.
  • Elige un chupón donde la tetina no sea demasiado dura para que no produzca rozamientos en el paladar o en la cara, y que la base presente una serie de agujeros para evitar cualquier riesgo de asfixia.
  • Verifica que estén homologados, es decir, que ya hayan pasado por un control de seguridad y sanitario antes de ser puestos a la venta. En el envoltorio se encuentra esa información y además se indican sus características.
  • Usa el tamaño recomendado según la edad, aspecto importante que se debe tomar en cuenta para evitar posibles malformaciones del paladar. El pequeño, al crecer, no mantiene el mismo tamaño de la cavidad bucal, ni tampoco, según se ha investigado, crece a un ritmo constante. El crecimiento bucal se desarrolla según la edad a velocidades diferentes.
  • Tras un desarrollo rápido durante los primeros meses de vida del pequeño, la velocidad va descendiendo paulatinamente a lo largo de los años posteriores. Por eso, es conveniente que correspondas a este crecimiento con distintos tamaños de tetinas y chupones, que se vayan adaptando mejor al desarrollo natural del pequeño.
  • Si usas cadenitas para sujetar el chupón a la ropa, procura restringir su uso durante sus horas de sueño, para evitar el riesgo de un accidente.
  • Evita posibles infecciones, la higiene es indispensable. Los chupones deben estar siempre limpios, ya que constituyen un importante foco de infecciones. Para eliminar la suciedad será necesario esterilizarlos por lo menos una vez al día, por eso es recomendable que tengas varios a la mano.

Para esterilizarlos puedes usar el mismo método que utilizas para los biberones. Si el chupón es de caucho, debes vigilar que con el tiempo no se vuelva pegajoso, en ese caso, es mejor que lo sustituyas por uno nuevo.

Lo que debes tener en cuenta

  • La formación de gases, es un problema frecuente en los bebés, está más relacionado con el hábito de tragar aire al alimentarse que con el uso del chupón.
  • Siempre que el uso del chupón se abandone a tiempo (entre los 12 y los 18 meses) no ocasionará mayores riesgos para desarrollar una buena dentición.
  • El uso prolongado del chupón, puede producir desviaciones dentales y malformaciones en el paladar.
  • Nunca endulces el chupón con miel o azúcar, incluso antes de que salgan los primeros dientes, estas sustancias pueden provocar la aparición de caries.
  • Debes esterilizar diariamente los chupones, si tu pequeño es menor de 6 meses.
  • No emplees el chupón de forma sistemática para calmar a tu pequeño. Es preferible que averigües antes los problemas que causan su malestar. 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros