¿Lactancia combinada?

Tu leche es sin duda el mejor alimento, pero como no siempre es posible amamantarlo, puedes darle unas tomas de biberón.

¿Lactancia combinada?

Independientemente de otras circunstancias que pueden llevarte a darle a tu bebé la lactancia mixta (como la escasa producción de leche, regreso al trabajo...), conviene que recurras a ella una vez que empieces a pensar en destetarlo, para que el cambio no sea demasiado duro para ninguno de los dos. Dejar de amamantar bruscamente siempre produce alteraciones emocionales en ambos, además de problemas digestivos al bebé y molestos dolores de pecho para ti.

Sin embargo, haciéndolo de modo progresivo el estómago del bebé puede acostumbrarse a digerir la leche de fórmula, que es menos digestiva que la materna, y se evitan o mitigan las molestias en los senos, ya que la producción de leche decrece a medida que el ritmo de las tomas disminuye.

¿Es suficiente mi leche?

La lactancia mixta puede ser de dos tipos: complementaria y suplementaria. La primera consiste en dar pecho al bebé, y al terminar, ofrecerle una toma de biberón.
Esta modalidad de lactancia mixta es la idónea cuando el pequeño queda con hambre.

Para saber su a tu hijo le basta con tu leche o si debes adoptar la lactancia complementaria, contesta estas preguntas:

• ¿Te pide más de seis tomas en 24 horas?
• ¿Continúas sintiendo tensión en los senos después de las tomas?
• ¿Necesitas menos de seis pañales al día?
• ¿Llora cuando le quitas el pezón?
• ¿Se chupa los puños al terminar la toma?
• ¿Le cuesta ganar peso?

Si tres o más de tus respuestas son afirmativas, tu pequeño necesita que le incrementes la dieta. De todos modos, háblalo con el pediatra para que te indique la leche de fórmula y la cantidad con que debes prepararle los biberones.

El otro tipo de lactancia mixta, la suplementaria, consiste en sustituir progresivamente las tomas de pecho por tomas de biberón. Es el tipo de lactancia mixta al que hay que recurrir cuando quieras dejar de amamantar a tu bebé. Para esto, planifícate con tiempo. Anota el número de veces que le das pecho en 24 horas y cuánto tardas en hacerlo en cada ocasión.

El primer día sustituye la toma más corta por un biberón y continúa dándole un biberón en esa toma durante toda la semana.

A la semana siguiente, sustituye la otra toma más corta por un biberón. Al iniciarse la tercera semana haz lo mismo con otra toma y sigue así hasta que todas las tomas sean sustituidas por biberones.

Es lógico que te resulte algo duro aceptar que tu pequeño se inicie con esta nueva forma de alimentación, pero es un cambio que tarde o temprano tienes que hacer. Consuélate pensando que el hecho de que ya no te necesite tanto es la mejor señal de que está creciendo bien.

Biberones con leche materna

Si vas a dejar de amamantar a tu bebé y no quieres que afronte el cambio de habituarse al chupón y a la leche de fórmula a la vez, durante un tiempo puedes darle biberones de leche materna. Para ello tendrás que extraerte la leche y conservarla.

• Lávate las manos con agua y jabón y los pezones sólo con agua.
• Esteriliza el recipiente donde vas a recoger la leche.
• Ponte unas compresas calientes en los senos y exprímetelos.
• Guarda el recipiente en el refrigerador no más de 24 horas.
• Si congelas la leche, utilízala antes de un mes y descongélala sacándola del congelador una hora antes de darle la toma, y poniéndola a baño María. Minutos antes de ofrecer la leche a tu pequeño agítala con fuerza, para que sus componentes se mezclen bien.

Comentarios

22/11/2004 1:25:31 a.m.

Segun los mèdicos dicen que si llenan con la leche materna, pero yo que tengo mis pechos chicos, mi bebè no llena y los senos no producen con ràpidez la leche, asi que tambien le doy formula para que quede satisfecho.
Marìa Elena

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros