¿Qué es la Ictericia?

Mantente informada sobre la causa y el tratamiento

¿Qué es la Ictericia?

La ictericia es el color amarillo de la piel y las conjuntivas causado por un cúmulo de bilirrubina. Y ésta es una sustancia que se forma a partir de la hemoglobina de la sangre. Los glóbulos rojos están repletos de hemoglobina, que sirve para transportar oxígeno. La hemoglobina tiene dos componentes: el hemo y la globina.

¿Para qué sirve la bilirrubina?
Los glóbulos rojos no viven mucho tiempo. Cuando mueren, algo hay que hacer con la hemoglobina que llevaban dentro. Como en el cuerpo todo se aprovecha, el hemo y la globina se separan. La globina es una proteína muy nutritiva. Al hemo se le desprende su átomo de hierro, y lo que queda es la bilirrubina.
La bilirrubina no sirve para nada, y además es tóxica. Pero resulta un poco difícil de eliminar, porque no se disuelve en el agua (no es hidrosoluble) y, por tanto, no puede expulsarse con la orina. Por suerte, el hígado es capaz de convertirla en hidrosoluble; esta transformación se llama conjugación, y la bilirrubina hidrosoluble se llama conjugada. Esta bilirrubina conjugada sale con las heces.

Por qué algunos niños sanos se ponen amarillos
Cuando el bebé nace, todos sus órganos deben empezar a trabajar, y algunos sólo tienen unos segundos de plazo. El pulmón empieza a respirar, y el hígado a procesar sustancias. Pero mientras que el pulmón pasa del cero al ciento por ciento de funcionamiento en pocos minutos, el hígado necesita unos cuantos días para hacerlo.
Durante esos primeros días, casi todos los niños se ponen un poco amarillos, pero el nivel de bilirrubina es moderado y no hay ningún peligro. Es la llamada Ictericia Fisiológica. Podría pensarse que esta ictericia fisiológica es una pequeña falla del sistema; que un hígado perfecto funcionaría en seguida al ciento por ciento y eliminaría rápidamente la bilirrubina. Pero ahora se cree que no se trata de un defecto y que tiene su razón de ser, la bilirrubina en pequeñas cantidades, actúa como antioxidante, y es buena para el niño. El hígado trabaja unos días a la mitad de su capacidad porque los bebés necesitan un poco de bilirrubina.

Porqué algunos se ponen más amarillos todavía
En algunos pequeños, la bilirrubina alcanza niveles más altos de lo normal, aunque sin llegar a ser peligrosos. Es una exageración de la ictericia fisiológica, y por eso se llama – parafisiológica- .
Una de las principales causas de este aumento es la reabsorción de la bilirrubina en el intestino. Una pequeña parte de ella se desconjuga en éste y se absorbe. La cantidad que se reabsorbe depende del tiempo que las heces estén acumuladas en el intestino. Los recién nacidos tienen tendencia a defecar cada vez que maman. Por eso, cuanto más lo hacen, menos amarillos se ponen. Actualmente, en la mayor parte de los hospitales el bebé puede mamar día y noche todo lo que quiere, y este cambio ha hecho disminuir mucho los casos de ictericia.
Los niveles bajos de bilirrubina en el intestino, y los niños que toman pecho suelen tener una ictericia leve pero prolongada, a veces durante dos o tres meses. Esto es una situación normal, y no necesita ningún tratamiento.
Otra cosa son los niveles altos de bilirrubina que se producen cuando el bebé mama muy poco y mal. En estos casos el niño además, pierde mucho peso. Si a ese pequeño se le da biberón, engorda, evacua normalmente y le baja la bilirrubina. Pero el mismo efecto se consigue dándole más pecho y en buena posición, si el recién nacido no puede mamar de manera correcta, debes sacarte la leche y dársela con un vasito.

¿Y cómo se debe tratar?
Cuando el nivel de ictericia es muy elevado, y hay otros síntomas, se debe a una enfermedad, y al niño se le pone un tratamiento inmediatamente. Las causas más frecuentes son: incompatibilidad de Rh o de grupo sanguíneo, enfermedades del hígado (hepatitis, malformación congénita), infecciones (sepsis, toxoplasmosis, etc.) hipotiroidismo.
El médico inicia el tratamiento mucho antes de que el nivel de bilirrubina sea peligroso para el bebé (los niveles muy altos y persistentes pueden causar una grave y por suerte muy rara complicación.
Si el recién nacido ha recibido tratamiento, no quiere decir que haya tenido una enfermedad grave, sino que no ha llegado a tener nada grave porque se ha tratado antes. Los prematuros son más sensibles al exceso de bilirrubina, y el tratamiento se empieza antes.

La fototerapia es el tratamiento más habitual.- el bebé pasa casi todo el día bajo unas potentes lámparas, porque la luz, al actuar sobre la piel, convierte la bilirrubina en otra sustancia que ya no es tóxica.
Es necesario tapar los ojos al bebé para que la luz no le haga daño.
Como tanta luz produce calor, necesita beber. Normalmente basta con darle el pecho con frecuencia (y volverlo a dejar bajo la lámpara en cuanto acaba), pero a veces hay que darle además un poco de agua.

El agua o el suero glucosado, no ayudan a bajar la bilirrubina ni a evitar que suba, porque la bilirrubina no se excreta por la orina, sino por la bilis.- todavía hay mucha gente que recomienda poner a los niños al sol. Eso es inútil y puede ser peligroso. Para que tuviera efecto, habría que poner el bebé al sol durante horas, lo que podría provocar graves quemaduras.
Si un niño necesita fototerapia, se debe hacer en el hospital, con el aparato adecuado; si no la necesita tampoco necesita asolearse.

En muy raros casos, cuando a pesar de la fototerapia los niveles de bilirrubina se acercan a los límites peligrosos, y pueden causar una complicación, se recurre a otro tratamiento: a exanguinotransfución. Que consiste en sustituir toda la sangre del bebé por sangre de donantes. Es especialmente útil en los casos de incompatibilidad de Rh, porque con la sangre vieja no sólo nos llevamos la bilirrubina, sino también los anticuerpos que estaban causando la hemólisis (la destrucción de los glóbulos rojos).


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros