Aprende a dar un masaje Shiatsu a tu bebé

Fortalece su sistema inmunitario, estimulando canales energéticos

Aprende a dar un masaje Shiatsu a tu bebé

Dice un viejo proverbio tibetano que “comprendemos el mundo no por cuanto vemos, sino por lo que acariciamos”. Y es que para un recién nacido, el contacto de su pequeño cuerpo con el entorno le enseña a descubrir el mundo que lo rodea, a adaptarse a él y a disfrutarlo.

Después de una vida acogedora y placentera en el útero materno, la llegada al mundo requiere un período de adaptación y hasta al más tranquilo de los bebés no le viene mal un poco de ayuda.

En este artículo te proponemos unos masajes Shiatsu, con los que, además de pasar un buen rato con tu pequeño, fortalecerás su sistema inmunológico y le ayudarás a superar esas molestias del lactante que tanto te hacen sufrir: cólicos, flemas, gases...

Un masaje oriental

Aunque la técnica Shiatsu es japonesa, se basa en los principios descubiertos por la medicina tradicional china hace más de 5,000 años. El método consiste en ejercer una ligera presión con los dedos sobre determinados puntos superficiales del cuerpo, que están conectados con los órganos internos.

Se trata de una especie de acupuntura en la que en lugar de usar agujas se utilizan los dedos para ejercer una ligerísima presión. Esto basta para ayudar a que el organismo funcione correctamente. Y lo mejor de todo es que dedicarle de 10 a 15 minutos una vez a la semana es suficiente. Si, además, tu hijo tiene algún problema específico, deberás insistir en el punto indicado una vez terminado el masaje general, durante algunos días.

Otro punto muy positivo de esta técnica es que no tiene riesgos y puedes empezar a utilizarla cuando el niño haya cumplido 3 meses; eso sí, evita masajeare la zona de las fontanelas, que aún no se le han cerrado. En cualquier caso, no hay por qué preocuparse, puesto que la presión que ejerces debe ser mínima.

Algunos masajes...

1.- Acuesta al niño boca arriba y pon tus manos a la altura de su esternón, enfrentando los dedos de una mano con los de la otra. Ve separando suavemente las manos, como si estuvieras abriendo algo con ellas, hasta llegar a los hombros.

Con este movimiento protegerás a tu hijo de problemas respiratorios. Repite este mismo movimiento en su espalda pero iniciando en la parte alta de su omóplato hasta llegar a la parte inferior de la columna, para fortalecer su espalda.

2.- Coloca tus manos bajo sus axilas y deslízalas por la parte lateral del cuerpo, incluyendo las caderas y sigue bajando por la parte lateral de las piernas hasta llegar a los pies. Repite este movimiento tres veces.

3.- Para prevenir problemas en su barriguita, pon tu mano sobre su vientre, gírala de acuerdo con las manecillas del reloj y dale la vuelta a tu mano. Haz este mismo giro tres veces.

4.- Para fortalecer el funcionamiento de su sistema circulatorio y fortalecer sus articulaciones, realiza presiones con tu mano en la cara interna y externa de sus bracitos. Empieza en la axila y termina en la muñeca.

5.- Con las dos manos, toma su brazo desde el hombro y suavemente haz un movimiento como si estuvieras torciendo hasta llegar a la muñeca. Repite este masaje en el otro brazo.

6.- Ahora, toma su bracito con tus dos manos de manera que tus pulgares queden juntos y deslízalos hacia fuera, desde el hombro hasta la muñeca.

7.- Durante sus primeros meses, el bebé mantiene los puños cerrados. Para ayudar a que su musculatura se desarrolle y fortalecer la motricidad posterior de sus dedos, coloca tus pulgares en el torso de su mano y arrástralos hacia los laterales. Luego, por la palma, pon tu dedo índice en la base de la muñeca y deslízalo con una presión constante por todo el centro hasta que le abras su manita.

8.- Con tus dedos índice y pulgar, acaricia cada uno de sus dedos de las manos, iniciando por el pulgar, y hazle movimientos de derecha a izquierda por la parte lateral y por arriba y abajo. Este masaje debes hacérselo en los deditos de sus pies.

9.- Pasa tu mano por la cara externa de su pierna, empezando por el muslo y terminando en el tobillo. Luego haz lo mismo en la cara interna pero en sentido ascendente. Con esto estimularás la circulación sanguínea.

10.- Toma su piernita desde la ingle con tus manos y deslízalas como si estuvieras torciendo y llega hasta el tobillo. Repite el ejercicio 7 en sus piecitos, pero inicia el masaje del talón hacia los dedos, con un movimiento suave pero uniforme.

Grandes remedios para pequeños males

Los expertos en shiatsu han comprobado que, si tu hijo no tiene ninguna dolencia específica, con el masaje general será suficiente para fortalecer su sistema inmunológico. Si tu pequeño tiene las molestias típicas del lactante, podrás ayudarle a superarlas si insistes en estos puntos.

Para las flemas
Coloca tu dedo pulgar en el puente del pie del niño. Luego realiza cinco veces movimientos circulares en sentido contrario del reloj y otros cinco en el sentido de éstas. En un par de días tu pequeño habrá expulsado las flemas.

Para tranquilizarlo
Busca en la cara interna del pie un hueco al lado del tobillo y realiza cinco rotaciones con tu pulgar en sentido contrario al de las manecillas del reloj y otras cinco en sentido de éstas. Repite con tus dedos medios, colocándolos en el hueco inferior interno y externo del tobillo.

Para problemas estomacales
1.- Eleva las rodillas del niño hasta el pecho y bájalas suavemente; hazlo cinco veces.
2.- Presiona con tu pulgar en el pliegue de la articulación del codo.
3.- Haz lo mismo en la rodilla, en el huequito entre la tibia y el peroné.
4.- Y en su manita, entre el índice y el pulgar.

 

Comentarios

26/03/2009 2:54:52 p.m.

Escribe aquí tu Mensaje...
ALMAARELLANO

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros