Conoce lo que te dice su pancita

¿Sabes reconocer una infección intestinal o una alergia? ¡Descúbrelo!

Conoce lo que te dice su pancita

Cuando lo cambias de pañal puedes comprobar cómo está. Pero ¿realmente sabes reconocer una infección intestinal o una alergia?

El cuerpo no asimila todo lo que ingiere, sino sólo la cantidad de alimentos que necesita para funcionar, en un porcentaje que varía en cada persona y en cada momento. Al final del proceso, el organismo elimina lo que le sobra a través de las heces. Su aspecto representa, a menudo, un motivo de preocupación para las mamás, que a la mínima variación de color o consistencia, piensan que se puede tratar de una enfermedad. Sin embargo se trata de cambios normales relacionados con las etapas del crecimiento y con el paso de la alimentación líquida a sólida.

Al nacer, deposiciones frecuentes
En su primer mes de vida, los recién nacidos y los bebés suelen tener un número de deposiciones mayor que la de los niños de tres, cuatro y más meses. Aquí te vamos a enumerar las características de las heces del lactante:
• Al nacer, son seis o siete máximo al día.- después, se van reduciendo, hasta llegar a una deposición diaria al final del primer año.
• Al principio son casi líquidas.- sobre todo si el bebé se alimenta mediante lactancia materna.
• Son espumosas.- como si tuvieran mucho aire.
• Son de un color amarillo ocre u oro
• Presentan un aspecto como de sopa de sémola.- es decir, con filamentos de moco.

Lactancia materna
Las heces de los niños que se alimentan con leche materna presentan las siguientes características:
• Las deposiciones son más frecuentes.- unas seis o siete al día.
• El olor es más ácido como el del limón o vinagre.- puesto que contiene una mayor cantidad de lactosa fermentada, lo cual les da esa característica.

Lactancia artificial
En el niño que no se alimenta con leche materna, las heces de los primeros meses tienden a mostrar las siguientes características:
• Son más duras
• Son menos frecuentes.- dos, tres o una deposición al día. Durante los primeros meses, algunos niños (10-20 ) pueden estar uno o dos días sin hacer deposiciones. Esto sucede porque los coágulos de leche de fórmula no digeridos son más grandes y forman una especie de semillas (cuando son más sólidas). Por ésta y muchas razones lo mejor para el bebé siempre será la leche materna.

¿Cómo cambian con la ablactación?
Con la introducción de los alimentos sólidos (ablactación), las heces cambian y pueden provocar irritaciones más fuertes. De hecho, durante la lactancia, es muy raro que el niño sufra molestias, dolor o dermatitis del pañal. Sin embargo, cuando empieza el período de la ablactación, es probable que estos trastornos se presenten. A medida que el niño enriquece su propia alimentación, las deposiciones contienen cada vez más sustancias de desecho y varían de consistencia. Entérate cómo se modifican las heces en función de los alimentos que el pequeño ha ingerido.

Papillas
• Las heces.- no cambian de consistencia, porque los alimentos se reducen a una crema.
• Sin embargo, son más voluminosas.- por su mayor número de sustancias de desecho.
• Cambian de color.- son más oscuras.

Alimentos sólidos en pedacitos
• En el pañal, permanecen restos de los pedazos de comida no digerida.- se trata de todas las partículas de los alimentos que el niño deglute sin masticar. En esta fase, dichas sustancias pueden preocupar a los padres, que temen que el pequeño no esté asimilando bien los nuevos alimentos. En realidad, esto no tiene ningún sentido, ya que las heces son por definición, materiales que no han sido digeridos por el organismo. El intestino tiende a dar preferencia para la digestión a los alimentos que se han disuelto mejor en la boca y en el estómago, y tiende a eliminar las partículas más grandes.
• De los 6-7 meses en adelante.- cuando el pequeño empieza a comer alimentos en pedacitos, las heces se vuelven más complejas, con elementos sólidos más visibles. Entre los alimentos más evidentes, se encuentran las zanahorias y las semillas del jitomate y de las legumbres.
• Las heces empiezan a ser de color marrón.- similares a las de los niños mayores o a las de los adultos.
• Entre los 6 y los 12 meses, en muchos niños las deposiciones se reducen a una al día,. Sin embargo, algunos niños atraviesan todavía fases caracterizadas por varias deposiciones líquidas (4 ó 5), pero no se trata de diarrea. A veces, el intestino trabaja con más rapidez, es decir, aumenta la velocidad de tránsito en el colon a causa de pequeños trastornos psicofísicos como la dentición. Estas variaciones no dependen de lo que el niño come.
• El moco deja de ser visible en las heces.- el moco es un producto del intestino que, del mismo modo que el resto de mucosas de la nariz, la boca, etc., dispone de células que producen una capa de esta sustancia protectora, con la cual cubren la mucosa para lubricar y proteger las paredes intestinales de los agentes que puedan dañarlas. A veces, el moco se produce en mayor cantidad, pero no a causa de una enfermedad. En los bebés que hacen varias deposiciones, el moco es evidente porque no permanece el suficiente tiempo en el intestino para poder ser modificado por las bacterias intestinales y se modifica cuando las heces permanecen mucho tiempo en el colon, es decir, se transforman en “heces formadas” como las de los adultos.

El bebé sufre de diarrea una vez al año como mínimo
1. Todos los niños.- menores de tres años están sujetos a padecer, al menos, un episodio de diarrea al año. Para afrontar el problema, en Italia, un grupo de pediatras ha llevado a cabo una investigación sobre 1761 casos de 39 hospitales.
2. De este estudio se desprende.- que los niños con diarrea beben menos de lo que deberían y muchas veces ingieren bebidas que no permiten una correcta restitución de las sales minerales perdidas (cuando se le deberían administrar las soluciones hidratantes que venden en las farmacias)
3. Las mamás alimentan bastante bien a los pequeños cuando sufren diarrea.- principalmente con arroz, pero en ocasiones limitan la dieta más de lo necesario, las papas y la manzana cocida también son alimentos adecuados para estos casos. Por otro lado, en ocasiones se recetan antibióticos que suelen resultar inútiles.
4. Es importante tener presente.- que los niños que asisten a la guardería no enferman de diarrea en mayor medida que los demás.

Cuándo preocuparse
Desde el nacimiento del bebé, si su intestino tiene problemas, el pediatra es quien debe decidir cómo tratarlo. Las señales son preocupantes cuando:
• Durante las primeras 48 horas de vida, el niño no evacúa espontáneamente y el vientre se hincha.
• El recién nacido sólo realiza deposiciones si se le estimula con enemas.
En este caso, el especialista prescribirá una serie de pruebas (radiografías, biopsias intestinales) para comprobar si el niño está afectado de megacolon congénito, una enfermedad que se produce cuando una parte del intestino carece de células nerviosas necesarias para estimular la contracción.
• El megacolon se puede tratar.- mediante una intervención, que consiste en extirpar la parte del intestino que carece de estos nervios.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros