Problemas en la lactancia

¿Qué es la mastitis? ¿Qué es el bloqueo de conductos mamarios?...¡Despeja tus dudas!

Problemas en la lactancia

Mastitis

Es una infección del pecho que se puede producir por una grieta, una obstrucción o el bloqueo de un conducto, cuando estos problemas no se han tratado en forma correcta.

Otra causa también puede ser la costumbre de llevar sujetadores demasiado estrechos o apretados, incluso durante la noche, lo que impiden la buena circulación; o bien las tomas de leche en las que los dedos se han colocado en forma de tenaza. Aunque igualmente no se descarta que pudiera deberse a un descenso en las defensas inmunitarias.

 

La mastitis es un problema de gran frecuencia durante el puerperio. Se manifiesta por medio de un dolor localizado, enrojecimientos de la piel y sensación de calor acompañados de fiebre (superior a 38.5 ° C), cansancio, náuseas y dolor de cabeza.

 

¿Qué debes hacer?

• No dejes la lactancia y da en primer lugar el pecho que no esté inflamado.
• Cerciórate de que el bebé “se prende” al pecho de la forma correcta.
• Efectúa un masaje delicado sobre la tumefacción, en dirección a la aréola, con el fin de permitir su vaciado gradual.
• Toma antibióticos únicamente si son recetados por tu médico.
• Aplícate compresas calientes con el fin de mejorar el drenaje y vaciado del pecho inflamado.

 

Bloqueo del conducto mamario

El bloqueo del conducto es una tumefacción en un punto específico que impide a la leche salir por la parte afectada. Su origen puede deberse a la toma poco frecuente, por darle al bebé solo de uno de los pechos, o bien apretar los senos durante la toma con el dedo índice y medio, como si fueran una tenaza. Este problema se manifiesta a través de una hinchazón localizada, tensión y dolor.

 

¿Qué debes hacer?

• Primero, debes cuidar que el bebé abarque bien el pezón con la boca.
• Durante la toma, es muy importante que te des un masaje en la parte tensa y adolorida para intentar desbloquear el conducto. Para ello debes presionar la tumefacción con los dedos, empujando hacia abajo y en dirección a la aréola.
• Mientras das el pecho, conviene que sostengas al bebé de manera que su barbilla se apoye contra la parte tumefacta, de esta forma el bebé puede hacer una especie de “masaje” con su lengua en la parte hinchada.
• Finalmente, para que alivies el dolor, puedes aplicar un paño caliente sobre el lugar afectado, un momento antes de dar el pecho.

 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros