¿Manchitas en su boca? ¡Cuidado puede ser una infección!

Conoce qué los provoca y sus posibles causas

¿Manchitas en su boca? ¡Cuidado puede ser una infección!

El muget (algodoncillo) y la estomatitis son dos enfermedades comunes de la boca, que afectan a un elevado porcentaje de niños antes del primer año y antes de los tres-cuatro años respectivamente.

El muget suele alarmar a mamá, que en ocasiones teme, en caso de que amamante al bebé, contagiarse.

La estomatitis provoca una fuerte molestia al pequeño, que deja de comer a causa del ardor que siente en la boca, así como por la fiebre, normalmente muy alta, que acompaña a este problema.

Entérate de cuáles son las verdaderas causas de estas dos infecciones de la cavidad bucal y qué debes hacer para tratarlas o mitigar las molestias que sufre tu bebé.

¿Qué es el muget o algodoncillo?
Es una infección causada por un hongo microscópico, llamado Candida albicans , muy abundante en el ambiente y, a menudo, presente sobre la piel.

  • En condiciones normales, el organismo es capaz de defenderse de este hongo. Únicamente cuando el organismo está débil .- y el sistema inmunitario es menos eficaz, por ejemplo, después de una enfermedad, el hongo ataca con más facilidad y desencadena la infección.
  • En el caso de un niño menor de un año, las defensas inmunitarias son más frágiles y el riesgo de contraer la enfermedad aumenta notablemente.- más si en el momento del parto, mamá está afectada por una Candida, es decir, por una infección de la vagina provocada por el mismo microorganismo responsable del muget. En un elevado porcentaje de casos, es suficiente con el paso a través del canal del parto para que el bebé contraiga la infección. (* ver recuadro al final *)

Los síntomas

  • Sobre la mucosa interna de la boca aparecen manchas blancas o amarillentas,. De un color similar a la flor del múgete, cuyo aspecto se asemeja un poco a los coágulos de leche.
  • En su etapa inicial, estas manchas se extienden sobre la lengua y el interior de las mejillas.- pero después se pueden extender también a la garganta y al esófago.
  • Cuando se acentúa, la erupción provoca molestias y dolor en las zonas afectadas.- en muchas ocasiones, interfiere en el acto de la succión, que puede resultar un poco más difícil.
  • Si las manchas blanquecinas invaden también la garganta y el esófago, pueden irritar las cuerdas vocales.- obstaculizando la deglución y provocando una leve disminución de la intensidad de la voz, que se advierte, sobre todo, durante las crisis de llanto.
  • Es posible que el hongo responsable se extienda incluso al intestino, de manera que la infección llegue a afectar el ano y el área genital.- que se infecta por el contacto con las heces. En este caso, hablamos ya de dermatitis causada por Candida.

Los tratamientos
Las infecciones provocadas por este hongo no son graves y no implican ningún riesgo para los lactantes, en condiciones de salud normales.

  • Si la erupción se encuentra todavía en su etapa inicial, puedes aliviar al pequeño realizándole lavados con agua esterilizada y bicarbonato.- unas 4 ó 5 veces al día
  • Para acabar con la erupción y las molestias:
  • Hierve un litro de agua y añade una cucharada de bicarbonato, déjala enfriar.- al bajar el grado de acidez en el interior de la boca, el bicarbonato crea un ambiente desfavorable para el desarrollo del hongo.
  • A continuación, enróllate una gasa en el dedo y sumérgela en la solución desinfectante que has obtenido.- limpia con cuidado las partes afectadas por la erupción y repite la operación tres o cuatro veces al día.
  • Como otra alternativa, puedes pintar la zona afectada con una solución de violeta de genciana.- una solución natural que tiene propiedades antimicóticas, que se adquiere en la farmacia.
  • Si la situación no mejora en un par de días, corresponderá al pediatra prescribir fármacos funguicidas, que se aplicarán localmente.- estos medicamentos tienen la ventaja de actuar sólo por contacto, sin ser absorbidos, por lo que no circulan por el organismo. normalmente, se encuentran en forma de gel o de suspensión oral y se deben aplicar varias veces al día con la ayuda de una gasa.

¿Qué es la estomatitis?
La estomatitis herpética es muy común, pero sólo en niños que ya hayan cumplido el primer año de vida. De hecho, antes de esta edad, el organismo infantil está protegido por los anticuerpos maternos.

  • El virus que provoca esta molesta infección de la cavidad bucal, el Herpes Simples, es el mismo que origina los herpes comunes de la fiebre.- los que aparecen en los labios.
  • Hay dos tipos de virus: Herpes Simples, con este nombre se designan dos tipos de virus, que dan origen a manifestaciones muy distintas entre ellas.
  • El tipo 1 es muy común. Tanto así, que más del 40 de los adultos poseen anticuerpos específicos para contrarrestarlo.- es frecuente en los niños de edades comprendidas entre 1 y 3-4 años. En cambio en los más pequeños, el virus no se puede implantar, ya que su organismo está bien defendido por los anticuerpos maternos. Se transmite por contacto directo con la saliva (el virus penetra a través de la piel y de las mucosas), provocando la estomatitis en los bebés mayores de un año y los fuegos en los labios de los adultos.
  • El tipo 2 se transmite por vía sexual y puede provocar lesiones en los genitales.- si la futura mamá está afectada por una infección genital herpética, el bebé se puede contagiar. Esta es la razón por la que se requieren medidas preventivas, ya sea a través de exámenes durante el parto, o recurriendo a la cesárea si el virus está activo en vísperas del parto.
  • Los dos tipos de virus se caracterizan por su forma de actuar en dos tiempos.- al principio, provocan una infección “primaria” y, después, se mantienen latentes, manifestándose periódicamente, especialmente cuando el organismo está débil y está en curso una crisis de defensas inmunitarias.

Los síntomas

  • Tras un breve período de incubación (2 ó 3 días), las encías enrojecen y se inflaman.- incluso hasta llegar a cubrir la dentadura casi por completo.
  • Así mismo, aparecen pequeñas llagas en la lengua y en otras partes de la boca.- que en ocasiones se extienden incluso a la garganta y a la piel que rodea los labios. Por otro lado, es fácil que estas lesiones se ulceren, dando lugar al sangrado.
  • El pequeño siente ardor y a veces incluso siente dolor, debido a las llagas.- esta es la razón por la que se niega a comer y mantiene la boca semiabierta, con una abundante pérdida de saliva.
  • La fiebre suele acompañar a la erupción. Normalmente, es alta y persiste incluso hasta el cuarto-quinto día de la enfermedad. a continuación empieza a remitir y en poco tiempo la erupción desaparece.

Los tratamientos
La estomatitis se cura espontáneamente, sin recurrir a tratamientos especiales, en 7-10 días a partir de la manifestación inicial de la totalidad de los casos.

  • Para bajar la fiebre y aliviar un poco el dolor, se puede recurrir a un antipirético habitual.- cuidadosamente dosificado en función de las indicaciones del pediatra.
  • Si el dolor y el ardor en la boca son muy acentuados.- será conveniente recurrir a la aplicación de sustancias anestésicas locales.
  • Así mismo, con el fin de evitar una irritación mayor de las mucosas, es mejor que no ofrezcas al pequeño bebidas demasiado calientes o frías.- ni demasiado saladas o ácidas, como , por ejemplo los jugos de cítricos.
     


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros