Pon atención a sus problemas digestivos

Los pequeños presentan con frecuencia problemas digestivos ¡Entérate!

Pon atención a sus problemas digestivos

Los pequeños presentan con mucha frecuencia problemas digestivos, si bien no son graves, es normal que los padres se alarmen.

Los problemas digestivos son comunes durante el primer año de vida, la mayoría es de fácil tratamiento y suelen ser más problemáticos para papá y mamá que para el bebé afectado. Entérate de cuáles son los más comunes y de qué hacer en cada caso:

Diarrea
Si estás amamantando a tu bebé, es normal que su intestino esté un poco flojo, y puedes llegar a confundir esto con diarrea. Sin embargo, la diarrea se reconoce por las deposiciones acuosas de olor fuerte y un intenso dolor abdominal.

• ¿Qué debes hacer?
Continúa amamantándolo o dándole biberón. Si come sólidos, dale alimentos duros como arroz, cereal, tostadas secas o manzana rallada.
También puedes darle unas gotas de agua bicarbonatada, pero si la diarrea persiste después de 24 horas, tiene vómito, y signos de deshidratación y hay sangre en las deposiciones, consulta inmediatamente al médico.

Vómito
Existen varias causas posibles: la intolerancia a ciertos alimentos, infecciones, sobrealimentación y obstrucción intestinal.

• ¿Qué debes hacer?
Dale en pequeñas cantidades leche materna o bien agua hervida que esté fría. No dudes en llevarlo al pediatra si además tu pequeño tiene diarrea y signos de deshidratación.

Deshidratación
Si tu bebé ha perdido líquidos, su orina será de color amarillo oscuro, además orinará con poca frecuencia, tendrá los ojos y la fontanela hundidos y presentará además una pérdida de peso superior al 5 , su saliva será escasa y tendrá pocas lágrimas.

Constipación
La frecuencia con la cual los bebés evacúan varía de uno a otro, a veces se supone que está constipado, pero esto sólo será cierto si tiene deposiciones duras compactadas y con muy poca frecuencia, le duele o hay sangre en ellas. Este problema es más frecuente en los bebés que toman biberón que en los que son lactantes. Por ningún motivo recurras a los laxantes.

• ¿Qué debes hacer?
Comprueba que estés preparando el biberón en forma correcta, ya que una pequeña cantidad adicional de leche en polvo puede ser la causa de esta complicación; dale agua fría (que esté hervida) entre las comidas; dale jugos de frutas bien diluidos; si ya come sólidos ofrécele más purés de frutas y vegetales. A los niños más grandes limítales la cantidad de pan y cereales,

Los molestos cólicos
Afectan a la mitad de los bebés entre las dos primeras semanas y los tres meses de edad. Las señales son: tienen el abdomen duro o distendido, llantos agudos inconsolables, y piernas encogidas hacia el abdomen. Los cólicos no provocan vómitos, diarrea ni fiebre, y tampoco son la única causa del llanto de los bebés en la noche. Por lo general desaparecen después de los 3 meses.

• ¿Qué debes hacer?
Trata de calmar a tu bebé, pues el llanto hace que ingiera aire y esto a su vez le provoca más dolor, frótale el abdomen, abrázalo, dale algo para chupar o llévalo a pasear en el auto.

Ten mucho cuidado con el vómito
Llama al médico si tu pequeño lleva más de tres días con vómito, con diarrea más de siete o con fiebre más de dos; si el vómito es verde o si el pequeño tiene un severo dolor abdominal. En caso de que tu hijo vomite, tenga diarrea y padezca una fiebre prolongada, será más susceptible a una deshidratación.

Acude al pediatra si observas sangre en la orina, pues a veces el rotavirus (virus gastrointestinal) puede provocar esto, pero suele relacionarse con una infección bacteriana que exige atención urgente.

Calambres estomacales
Si tu pequeño tiene calambres estomacales, estos le provocarán diarrea, náuseas y tal vez hasta fiebre. Las causas más comunes son los virus, comida en mal estado o diarrea.
Puedes tratarlos en casa, no les des medicina para la diarrea, dale suficiente líquido para que se hidrate.

Evita darle alimentos como las papas con cáscara, manzanas, espinacas y productos de grano entero mientras tenga calambres o diarrea. Puedes darle alimentos como plátano y arroz blanco, tómale la temperatura cada uno o dos horas para saber si tiene fiebre.

Llévalo de inmediato al médico si siente un dolor fuerte y constante cerca del ombligo, que sigue hasta la parte derecha del estómago; si empeora después de tres o más horas, puede ser que se trate del apéndice.

El reflujo
Esta es otra de las preocupaciones más comunes, el reflujo gastroesofágico que presentan los recién nacidos. Éste consiste en el retorno involuntario del contenido del estómago hacia el esófago, que en ocasiones llega hasta la boca. En los casos más graves, el reflujo provoca daños severos en la mucosa que cubre las paredes del esófago, lo que deriva en esofagitis y otros problemas como la úlcera,

Existen dos clases de reflujo: el fisiológico se presenta por una inmadurez neurológica, que se supera al año o como máximo a los 4 años y se controla con medidas especiales en la alimentación y en la postura del niño, según lo sugiera el pediatra.

El segundo tipo de reflujo es el patológico, que se caracteriza porque los vómitos son frecuentes, abundantes y con sangre, además el bebé no aumenta de peso, tiene problemas para dormir y dificultad al comer.

• tratamientos.- si tu bebé sufre de reflujo puedes tomar las siguientes medidas:
• dieta.- reduce el contenido de leche en cada toma, pero establece un mayor número de éstas en el día con el fin de compensar la cantidad. En los niños más grandes, suprime las grasas y todo alimento irritante como plátano, café y chocolate.
 


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros