¿Cómo descubrir una hernia inguinal en el recién nacido?

Conoce qué es, cómo se trata y qué tipos existen.

¿Cómo descubrir una hernia inguinal en el recién nacido?

En una consulta, una mamá comentaba que tenía la impresión de que los testículos de su bebé, de 11 meses, eran de diferente tamaño. A veces, al cambiarle los pañales, lo había notado así, como si el escroto (la bolsa que contiene los testículos) estuviera inflamado del lado derecho. Qué había tocado la parte hinchada, aunque con mucha angustia, y comentaba que tenía una consistencia blanda.

Se nota cuando el niño llora
• Al empezar a examinarlo, no se notaba la diferencia.- sin embargo, cuando el niño se puso a llorar, se pudo notar la hinchazón que la mamá comentaba. Al presionar suavemente hacia arriba, la hinchazón desaparecía, aunque volvía a aparecer inmediatamente, mientras el niño lloraba. Con el bulto reducido, palpando a la altura de la ingle, en su ángulo interno, se apreciaba con los dedos un agujerito por el que salía un asa del intestino, responsable del aparente aumento del tamaño testicular. Se trataba de una hernia inguino-escrotal.

¿En qué consiste?
• Las hernias de la pared abdominal consisten en la debilidad de una zona de esa pared.- a través de la cual se abulta un fragmento de intestino, porque existe una mayor presión dentro del abdomen. En el caso de este pequeño, esa debilidad está situada en la zona inguinal, en la que existen unos ligamentos que dejan una abertura en algunos puntos, con el fin de que puedan pasar por ellos vasos sanguíneos y nervios que, procedentes del interior del abdomen, van a parar a la extremidad inferior correspondiente. La debilidad de una zona de esos ligamentos y de otras estructuras de esa región es lo que se denomina hernia.
• El único tratamiento posible es el quirúrgico, que consiste en reforzar la zona debilitada con el fin de evitar que se produzca la alteración.- los cirujanos pediátricos utilizan el término “hernia operada”, ya que existe el riesgo de la llamada “estrangulación”, que consiste en la rotación del segmento intestinal cuando está fuera del abdomen, con la consiguiente falta de riego sanguíneo (isquemia) y el peligro de necrosis (muerte, destrucción), lo cual obliga a una intervención con carácter de urgencia y con más riesgo vital para el niño.

Diferentes tipos
• Las hernias pueden tener diferentes localizaciones: por ejemplo, a nivel inguino-escrotal, como en este caso.
• Otras están más lateralizadas.- por lo que el bultito se nota en la ingle. El riesgo de estrangulación hace que estos tipos de hernia deban ser operados.
• Otra ubicación frecuente es a nivel del ombligo.- dependiendo de la amplitud de la zona debilitada, el abultamiento herniario puede ser más o menos grande desde el tamaño de un garbanzo pequeño hasta el de un huevo de gallina o más. La tendencia de estas hernias umbilicales, en general, es a la resolución espontánea, ya que la debilidad de la zona puede ser transitoria.
• Por último, algunas están por encima del ombligo, en la unión entre los músculos rectos del abdomen, como la hernia epigástrica.- este tipo de hernias, en general, también son leves. Aunque el único tratamiento, en este caso, es el quirúrgico.

Lo que no debes hacer
Jamás debes colocar fajas, botones o monedas, con el fin de que la hernia no se abulte. No vas a conseguir modificar la evolución del cuadro y corres el riesgo de que, en el momento de tomar un pliegue de la piel para poner el fajero, o al colocar el botón o la moneda, haya un asa intestinal fuera y puedas provocar tu misma la estrangulación.

No olvides consultar con el pediatra para una valoración precisa.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros