Sin Categoria| 02/02/2010/ 00:00:00

Películas + Literatura = ¡Negocio Redondo!

En la primera entrega "Sillón y Butaca" hablaremos de cierto maguito con lentes que saltó de las páginas a las pantallas.

Por Diana Lozano

No sé a ustedes, cuando mamá me veía en casa, me decía que me saliera a la calle a jugar y que no estuviera encerrada.

Y es que además de leer una enciclopedia de niños, me fascinaba estar frente al televisor emocionada con aventuras de las caricaturas de la época. Casi me decía que no volviera antes de cierta hora para que jugara y me diera el sol. Así pasaba tardes completas

jugando a la bebe leche, a las escondidas y en bicicleta hasta casi llegada la media noche. 

Confieso que mis papás nunca me inculcaron el hábito de la lectura, y eso me pesó más adelante. 

Hoy la historia es distinta y las calles no son igual de seguras para que los niños anden solos, aventurándose a descubrir las curiosidades y los personajes particulares de la colonia. Además que las actividades extra-curriculares de los niños de hoy consumen también buena parte de sus tardes.

Hoy un medio más seguro para los niños de adentrarse en lugares fantásticos sin meterse en problemas, es por medio de la literatura, ilimitada fuente de sueños.

Me da alegría cómo los pequeños de ahora han tomado un gusto que yo nunca aproveché en la lectura, y los libros de Harry Potter se merecen bastante crédito en este aspecto.

En un mundo en el que los niños no contaban con un héroe de carne y hueso de su edad con quien identificarse, Harry Potter, sus personajes y una ventana hacia un bien definido mundo -dominado por los hechizos, las varitas y las pócimas mágicas- vinieron  a ocupar un lugar en los espacios de entretenimiento, que aunados con la excelente mercadotecnia de hoy en día, convirtieron este héroe en un ícono de la cultura de los jóvenes.

La ahora famosísima autora británica de Harry Potter jamás imaginó que sus novelas fueran a causar el furor que han causado en los niños/jóvenes de estos años.

Y es que ha sido tanto el gusto por este personaje, que los productores hicieron de ésta una saga generacional, propuesta a conquistar fantasías y predestinar los dineros que dedican los jóvenes a gastar en diversión, a libros aún no editados y películas por producir; independientemente si cumplen con sus expectativas de la trama o no, todo por la promesa de alimentar el deseo de seguir acompañando al famoso Harry. 

Y es que el desfasamiento que implica preparar y realizar producciones de la magnitud de las seis películas existentes, logra que jovencitos que conocieron por ejemplo a Harry a los ocho años, hoy a los dieciséis aún se vean atrapados por la trama, y esperan impacientes la última parte dividida en dos capítulos a estrenarse en el 2010 y 2011. 

No dudan ni un momento en programar con anticipación la tarde del estreno y los capitales necesarios, con tal expectación y de manera similar en que una telenovela conquista a las señoras amas de casa, pero con una espera que al hacerse más larga, se hace más apasionada.

En esta espera entre una y otra película es cuando los libros que relatan la misma historia cobran más importancia, y es bonito ver cómo los jóvenes comparan y contrastan el punto de vista del director y sus ideas selectivas para componer cada filme, a veces incuso opinando que el libro genera ciertas escenas con más o mejores detalles que la versión en película.

Esos juicios personales me parecen valiosísimos, pues generan un poco de la personalidad y capacidad de un director de cine en cada uno de ellos, defendiendo y definiendo ideas y conceptos personales de cómo debió ser contada la historia. Creatividad de narración invaluable.

En fin, bien felices deben estar los productores de cada capitulo, aunque tristes también pues, junto con sus seguidores, los actores protagonistas han crecido y ya no se prestan para hacer de esta trama algo relacionado con lo adolescente.

La hora de ver el fin del maguito se acerca. No sin antes producir una ultima fortuna a partir de ganancias de taquilla y memorabilia para terminar de convertir a un jovencito de lentes, en la idea más brillante y remunerada de una joven escritora, de quien ahora nos preguntamos, qué sorpresa nos prepara para seguir ilusionándonos al abrir sus libros. 

 

0 comentarios (hasta hoy) Sign In   Regístrate Gratis

 
• Haz un comentario

Foros