Evita que nazca antes de tiempo...

El cuidado prenatal y una buena alimentación son la clave durante el embarazo. Conoce los factores de riesgo y los síntomas de un parto prematuro.

Evita que nazca antes de tiempo...

El cuidado prenatal y una buena alimentación son la clave durante el embarazo. Conoce los factores de riesgo y los síntomas de un parto prematuro.

Normalmente, el parto se presenta entre las semanas 37 y 42 del embarazo. Sin embargo, cuando ocurre mucho antes del tiempo previsto, se le conoce como parto prematuro. Cuanto más cerca de la fecha indicada nazca tu bebé, mejor será su estado de salud. Los niños que nacen con semanas de antelación pueden tener problemas tanto respiratorios como de alimentación y ser más susceptibles a las infecciones; además, requieren cuidados especiales en el hospital. La razón por la cual estos pequeños tienen problemas es porque sus órganos no alcanzan el desarrollo necesario para trabajar adecuadamente fuera del útero. Aquellos que nacen antes de la semana 25, muy rara vez logran sobrevivir. Algunas mujeres tienen mayores posibilidades de presentar un parto prematuro que otras, especialmente si tienen embarazos múltiples. Los estudios han comprobado que cuanto más conocimientos tienen las gestantes acerca de los factores de riesgo y los signos de un parto prematuro, más pequeña es la tasa de ocurrencia.

Factores de riesgo...
Existe una gran variedad de factores que, se cree, aumentan el riesgo de un parto prematuro. Sin embargo, muchas mujeres pueden no presentarlos. Los más importantes son los siguientes:
• Tabaco.- debes dejar de fumar lo más pronto posible al empezar tu embarazo, pero es mejor si lo haces antes de quedar embarazada.
• Alcohol y drogas ilícitas.- evita completamente la ingestión regular de cualquier bebida que contenga alcohol. Jamás uses drogas ilícitas.
• Abuso de fármacos.- no tomes medicamentos sin prescripción médica.
• Aumento insuficiente de peso.- si antes de quedar embarazada tu peso era adecuado, deberás aumentar por lo menos 9.5 kilos. Y si estabas demasiado delgada, puedes aumentar hasta 14 kilos. Si tu peso antes del embarazo está por debajo de 45.5 kilos, estás en riesgo.
• Alimentación inadecuada.- debes seguir una dieta equilibrada durante el embarazo. Asegúrate de que el suplemento vitamínico que tomas contenga Zinc, ya que algunos estudios relacionan la deficiencia de este elemento con la incidencia de parto prematuro.
• Permanecer de pie y realizar trabajo físico pesado.-si tu trabajo te exige permanecer de pie durante largas jornadas, procura reducirlas o , si te es posible, deja de trabajar.
• Desequilibrio hormonal.- un desbalance hormonal también puede ser causa de un aborto espontáneo. Hazte exámenes e inicia un tratamiento con prescripción médica.
• Infecciones.- cuando existe una infección (vaginal, vías urinarias o del líquido amniótico, e incluso alguna enfermedad venérea) que podría dañar al bebé, el parto prematuro parece ser la forma como el cuerpo pone al bebé a salvo de un ambiente peligroso. Para reducir el riesgo de contraer una infección, mantente alejada de los enfermos, descansa, haz ejercicio, aliméntate bien y recibe cuidados prenatales regulares.
• Cuello uterino incompetente.- el cuello uterino se abre antes de tiempo y a menudo no se diagnostica hasta que se ha producido un aborto espontáneo o un parto prematuro. Las anomalías estructurales del útero también pueden provocar un parto prematuro.
• Irritabilidad uterina.- en algunas mujeres el útero es irritable y ello lo hace susceptible de sufrir contracciones extemporáneas. Es posible evitar el parto prematuro si este problema se identifica y controla durante el tercer trimestre.
• Placenta previa.- se habla de placenta previa cuando éste órgano se ubica cerca del cuello uterino. Se puede detectar mediante ultrasonidos o cuando tiene lugar una hemorragia a la mitad o al final del embarazo.
• Enfermedad crónica.- si se sufre de hipertensión, enfermedad cardiaca, diabetes, hepática o renal, el reposo en cama y una atención médica adecuada pueden evitar el parto prematuro.
• Estrés.- puedes reducir el estrés mediante técnicas de relajación, una buena nutrición, ejercicio moderado y descanso.
• Edad.- si quedas embarazada antes de los 17 años o después de los 35. una buena nutrición y atención prenatal minimizan el riesgo.
• Embarazo múltiple.- cuando se espera más de un bebé, se suele dar a luz aproximadamente tres semanas antes.
• Partos prematuros anteriores.- si existe causa diagnosticada, puede ser corregida.
• Anomalía fetal.- algunas anomalías, si son detectadas a tiempo, pueden tratarse mientras el bebé está en el útero.

Checa las señales de alerta...
Si estás embarazada es muy importante que sepas y entiendas los síntomas de un parto prematuro que, en ocasiones, puede evitarse con el uso de ciertos medicamentos (como el sulfato de magnesio vía intravenosa). Sin embargo, una vez que se ha establecido, es muy difícil detenerlo. Acude inmediatamente al hospital si:
• Presentas cuatro o más contracciones por hora.
• Éstas son fuertes.
• Sientes continuos calambres o dolores de estómago.
• Sangras o percibes la salida de líquido o mucosas de la vagina.
• Presentas un aumento en la cantidad de secreciones vaginales.
• Sientes dolor o presión lumbar o un cambio en dicho dolor.
• Sientes que el bebé empuja hacia abajo.
• Percibes un cambio en los movimientos del bebé.
• Percibes un aumento de la presión pélvica.


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros