Prepárate para el embarazo ideal

Un embarazo planeado es fruto de un compromiso que se cumple.

Prepárate para el embarazo ideal

Un embarazo feliz es una responsabilidad y compromiso que se cumple a carta cabal, desde antes de que se produzca la concepción...¡y en tus manos está el lograrlo!.

El conseguir un embarazo saludable es una de las grandes ventajas que tenemos ahora en nuestros tiempos, porque gracias a los avances científicos y tecnológicos hoy podemos prevenir la mayoría de las posibles complicaciones y favorecer el óptimo desarrollo del bebé que tanto desean.

Por eso, si estás pensando en ser mamá, toma nota de lo que te mencionaremos a continuación y prepárate para hacer de tu embarazo una gran experiencia.

Asegura tener un buen estado de salud
La gestación exige un buen estado de salud de la pareja que va a concebir y en particular de la futura mamá. Sin embargo, algunas enfermedades crónicas como la diabetes no son un obstáculo para el embarazo, estando bajo control no interfieren con el desarrollo del bebé en gestación.

Algunos microorganismos patógenos como los que producen la rubéola, la toxoplasmosis o infecciones por herpes o citomegalovirus deben estar ausentes o por lo menos desactivados, antes de que se produzca la concepción, ya que de lo contrario pueden causar malformaciones al bebé. Para saber si estos procesos infecciosos están presentes en tu organismo, tu médico debe ayudarte, deberás someterte a un estudio de laboratorio conocido como Perfil Torch.

Asimismo, a otros análisis igualmente importantes como la serología luética, que detecta si has contraído sífilis; la prueba de anticuerpos antiVIH, que indica si eres portadora del VIH-Virus de Inmunodeficiencia Humana- o si padeces SIDA; la biometría hemática, que revela la presencia de anemia o alteraciones sanguíneas derivadas de infecciones urinarias; la glicemia basal, que muestra eventuales trastornos en los niveles de glucosa en sangre, y el análisis de grupo sanguíneo y factor RH, básico para el control del embarazo en caso de que seas RH negativo y tu pareja RH positivo.

Con base a todo lo anterior, el médico determinará qué vacunas o tratamientos necesitas recibir o qué medidas debes tomar para prevenir contagios que pondrían en riesgo tu embarazo y el sano crecimiento de tu bebé.

Desde luego que tu pareja también debe someterse a una exhaustiva valoración médica que incluya tanto la prueba de anticuerpos antiVIH, la serología luética y la determinación de su grupo sanguíneo y factor RH

A regularizar tu peso
Si estás en el peso justo para tu complexión y estatura es un factor más para que logres una gestación saludable, y es algo por lo que debes trabajar con suficiente anticipación y vigilancia médica para que eventuales dietas no te causen estragos en tu estado nutricional al comienzo de la gestación.

Si estás pensando en embarazarte, debes evitar cuanto antes los dos extremos: por una parte, que te encuentres por debajo de tu peso ideal, porque, en opinión de algunos médicos, la delgadez pronunciada puede no solo llevar deficiencias nutricionales, sino también implicar bajos niveles de grasa en el organismo que, a su vez, desalientan la producción de hormonas necesarias para el correcto curso del embarazo.

Por otra parte, si te encuentra excedida de peso, implica tener grasa de más en el organismo que puede dificultar la observación de los ultrasonidos y la palpación del bebé en el útero, además de favorecer la aparición de padecimientos como la diabetes gestacional y la hipertensión, entre otros.

Consume suficiente ácido fólico y hierro
El que lleves una dieta balanceada es condición para que consigas un embarazo satisfactorio, pero sin duda el ácido fólico y el hierro tienen una importancia especial durante el inicio de la gestación.

El hierro forma parte de los glóbulos rojos y transporta oxígeno hacia todas las células del cuerpo. Tanto el crecimiento de tu bebé como el aumento de volumen sanguíneo que experimentarás durante el embarazo requieren de buenos depósitos de este mineral, que sólo es posible asegurar mediante el consumo suficiente carne roja, legumbres como las lentejas, verduras de hojas verdes (acelgas, espinacas, alfalfa), cereales enriquecidos, etc.

Recuerda que el hierro presente en legumbres, verduras y cereales, es más difícil de asimilar que el que se halla en las carnes, por lo que te conviene consumirlo a la par que una fuente de vitamina C , pues facilita su absorción.

En cambio al ácido fólico, son innumerables los estudios que documentan su efectividad para favorecer el desarrollo del sistema nervioso del bebé (cuya etapa crítica tiene lugar durante el primero y segundo mes de la gestación) para prevenir, precisamente, defectos del tubo neural como la anencefalia, la hidrocefalia y la espina bífida, entre otros.

El ácido fólico es una vitamina del complejo B que puedes obtener de alimentos como los cereales integrales, la leguminosas, el brócoli, los tomates, las verduras de hojas verdes, frutas cítricas, los espárragos y muchos más; sin embargo, dada su importancia, es probable y deseable que tu médico te indique algún suplemento en tabletas desde uno o dos meses antes del inicio de la gestación y hasta uno o dos meses después del mismo.

Ponte en forma física
Durante el embarazo, hechos como el constante aumento de peso y el desplazamiento del eje y centro de gravedad corporal, constituyen duras pruebas para la fortaleza y tonicidad de ciertos músculos. Es por ello conveniente que aún antes de que quedes embarazada ejercites dichos grupos musculares, máxime si consideramos que el trabajo de parto también supone un gran esfuerzo para el que debes estar preparada.

También toma en cuenta que un buen curso psicoprofiláctico (que con seguridad tu médico te recomendará por ahí del quinto mes de gestación) suele incluir técnicas de relajación muscular y diversos ejercicios de preparación para el parto, que funcionan mejor entre mayor condición física tengas desde antes. Algunas otras opciones son: la natación y los deportes aeróbicos en general, son los más convenientes antes y durante el embarazo.

Despídete de los malos hábitos
Los siguientes son los hábitos más nocivos para tu plan de embarazarte, si tienes alguno o los tienes todos, despídete cuanto antes y evitarás riesgos al concebir. Recuerda ¡la salud de tu hijo está de por medio!

Tabaquismo.-
El tabaco tiene un efecto muy negativo sobre el sistema reproductor femenino y ha sido asociado con la infertilidad y la menopausia prematura; esto por supuesto, significa que fumar ahora puede retrasar tu proyecto de quedar embarazada, además de los efectos adversos que este hábito ocasionaría en el embrión recién fecundado, retardando su crecimiento (que a la larga desemboca en bajo peso al nacer) y un mayor riesgo de muerte perinatal.

Alcoholismo.-
Las primeras 4 semanas son las más críticas para el desarrollo de un bebé. Ya que estás próxima a embarazarte, deja de beber, porque el alcohol podría afectar en un grado incierto a tu bebé desde el primer momento de su desarrollo.

Drogadicción y automedicación.-
Debes recordar que un bebé en formación recibe todo lo necesario para vivir y desarrollarse a través de la placenta y el cordón umbilical. La mayor parte de las sustancias le llegan procedentes de la circulación materna, y las tóxicas no son la excepción.

Esto, por supuesto, puede tener consecuencias devastadoras para el bebé, por lo que de ser el caso, debes suspender el uso de todo tipo de drogas mínimo desde un mes antes de buscar el embarazo; para que garantices que tu organismo las deseche antes de producirse la gestación. Si se trata de medicamentos para tratar algún padecimiento crónico, consulta con tu médico las versiones más inofensivas.

¿Cuánto tiempo necesitas?

  • Para que se normalice tu ciclo ovulatorio después de suspender el uso de anticonceptivos orales: 1 mes.
  • Para que estés en condiciones seguras para un embarazo después de la aplicación de la vacuna atirrubéola: 4 meses.
  • Para saber los resultados de las pruebas de laboratorio: aproximadamente 15 días. 

Comentarios

18/12/2008 11:12:57 a.m.

la dosis de Acido Folico en la preconcepcion cual debe ser?...?
Perla Veronica Medellin

21/10/2010 4:47:56 p.m.

MI GINECOLOGA ME RECOMENDO 4 MG DE ACIDO FOLICO
vmauletti

21/10/2010 4:48:35 p.m.

4MG DE ACIDO FOLICO DIARIO
vmauletti

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros