Proteínas en el embarazo

Descubre la importancia de los alimentos proteicos dentro de tu dieta durante la gestación de tu bebé.

Proteínas en el embarazo

Las proteínas son el elemento principal para la formación de nuevas estructuras corporales en la madre (placenta, mayor volumen sanguíneo, pechos, útero) y para la formación y el crecimiento del feto.

¿Cuántas proteínas necesito en mi embarazo?
El costo proteico total del embarazo es de unos 900 gramos, lo cual dividido entre 280 días, representa un aporte suplementario de 3.2 gramos al día.

La madre almacena en sus tejidos las proteínas que necesita el feto para la última fase del embarazo y que también necesitará la madre para la lactancia natural. Se estima suficiente un aporte adicional de 4.7 g por día durante las últimas 28 semanas para cubrir las mayores demandas que se producen durante esta etapa.

¿Qué proteínas son mejores?
El organismo humano requiere un aporte diario obligado de proteínas de calidad para asegurar la síntesis y regeneración de sus células y el crecimiento. Las proteínas humanas son una combinación de 22 aminoácidos, de los cuáles 8 son esenciales, es decir, deben ser aportados diariamente a través de los alimentos, debido a que el organismo no los puede sintetizar por él mismo.

La calidad de una proteína depende de la cantidad de aminoácidos esenciales presentes en ella. Cuando falta un aminoácido esencial, el valor biológico de esa proteína disminuye. El organismo no puede sintetizar proteínas si sólo falta un aminoácido esencial.

Los alimentos de origen animal contienen todos los aminoácidos esenciales; por tanto, la proteína que aportan huevos, carnes, pescados, leche y productos derivados de estos alimentos son de alto valor biológico.

Los alimentos de origen vegetal también aportan proteínas, pero éstas son deficitarias en uno o varios aminoácidos esenciales y por ello se denominan proteínas incompletas. Cereales y semillas son deficitarios en lisina y legumbres, tubérculos, frutos secos, lo son en metionina.

Sin embargo, proteínas incompletas bien combinadas pueden dar lugar a otras de valor equiparable a las de la carne, el pescado y el huevo. Son combinaciones favorables: leche y arroz o trigo o sésamo, leche con maíz y soja, legumbres con arroz, alubias y maíz o trigo, soja con trigo y sésamo o arroz, y soja con cacahuete y sésamo.

Por Marcela Bortoni, Nurióloga e Iridóloga


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros