| 
 | 
 | 

¡qué nervio, ahí viene la pedida de mano!

¡Qué nervio, ahí viene la pedida de mano!

¡Qué nervio, ahí viene la pedida de mano!

Aprovecha ese momento para echarte a la bolsa el cariño de tus futuros suegros

Pocas novias, o ninguna, están realmente tranquilas ante la inminente y quizá muy próxima pedida de mano.

“¡Suegros! ¡Ahí vienen y a mi casa!”, es tal vez el pensamiento de varias.

Sin embargo, tú puedes aprovechar esa ocasión para causar una excelente impresión ante ellos.

Sin duda, los suegros tienen altas expectativas en ese momento tan especial, pues prácticamente irán a ver “en qué manos cayó mi retoño”.

Es muy probable que a estas alturas de tu relación ya hayas tenido contacto con sus papás.

Pero, de cualquier forma, aprovecha este día tan especial porque no debes olvidar que la impresión que se llevarán de ti en ese día es sumamente importante.

Junto con tu novio, has de este artículo una guía para proyectarles una excelente impresión, pero no olvides: la clave está en que seas natural y que dejes todo fluir.

Vístete para la ocasión

¡Por favor! En un día como éste olvídate de tus jeans favoritos y tus camisetas de tu equipo favorito. Tampoco consideres utilizar minifalda, escotes o blusas ombligueras. Tu pedida de mano no es el momento indicado para que utilices el último grito de la moda.

Tómate tiempo para un delicioso baño, peinate mejor que otros días y revisa que tus uñas estén limpias y parejitas. Checa que tu dentadura esté reluciente y que goces de un buen aliento.

Te recomendamos un look conservador, pero adecuado para tu edad. Dile a tu novio que utilice un traje oscuro y tú inclínate por algo formal.

No te olvides del perfume, pero úsalo con medida para que no los marees. Limpia tus zapatos. Nada de medias rotas.

Para “caer” bien

Ponte de su lado. Investiga sus gustos y aficiones para que de entrada esos sean tus temas de conversación.

Si tu suegra odia el cigarro, ¡ni lo menciones! Si a tu suegro le encanta la jardinería, investiga sobre las especies que ha sembrado o los árboles que les gustan.

¿Qué onda con ellos?

Investiga con tu novio el antecedente familiar. Por ejemplo, entérate con tiempo si tu suegro fue militar o le interesa la política.

Pregúntale si debes saludarlos de beso y abrazo o sólo de mano.

Estos aspectos netamente culturales son muy importantes.

Cuando inicies la charla echa mano de frases como “es un placer tenerlos en casa”.

Educación ante todo

Nunca digas “yes” o similares en lugar del simple “sí”. “Gracias” y “por favor” son importantísimas siempre. Puedes aprovechar para preguntarles cómo quieren que los llames, si por su nombre o como “Señora Juanita”, “Señor Luis”.

Por educación, las mujeres deben sentarse primero y ayudar a tu mamá, por ser la anfitriona, a servir las bebidas y recoger los platos.

Tu novio debe acercarte tu silla, así como la de tu mamá y la de tu suegra, respectivamente.

Esos pequeños detalles quedan siempre en la memoria.

Los obsequios

No los esperes con las manos vacías. Puedes tener para tu futura suegra un hermoso ramo de flores. Una botella de vino para tu suegro.

Trata de ser creativa. Si eres buena en la cocina, un rico postre hecho por ti es una excelente opción.

Proyecta interés

Mantente alerta, atenta e interesada en todo momento. Para ello el lenguaje corporal hablará mucho de ti. Mira siempre a los ojos a quien se dirija a ti cuando habla, no te distraigas. Controla el movimiento de tus pies y tus manos, que sabemos que en momentos de alta tensión, a veces nos traicionan.

Di “no” a los temas incómodos

Evita los temas políticos, religiosos y hasta de deportes.

Prohibido los chistes picantes o experiencias de amigos que terminaron en tragedia.

Elige mejor temas relajados, divertidos, de viajes, películas (de drama, no). Trata de que ellos comiencen el tema.

Se bien querida con todos

Trata bien hasta a la mascota de la casa, hermanos, vecinos, empleada de servicio. Se amable con todos, sonríe siempre.

Tu manera de actuar con otras personas, es la clave de lo que la gente percibe de ti.

Evita las falsedades

No inventes historias fantásticas. No intentes ser lo que ellos quisieran que fueras.

Ten confianza en ti misma y en tu propia seguridad. Habla de tus logros profesionales, de tus metas personales y de pareja, pero hasta que ellos te lo cuestionen habla de sus futuros nietos.

Por último, relájate y respira profundo.

En este momento, en tu pedida de mano, todos los presentes, no sólo tú y tu novio, están pasando por un momento de transición. Cada uno de ustedes estará ganando un miembro en la familia.

Pero, nunca debes olvidar que ellos, los padres, “están perdiendo un hijo o una hija”, así que procede con cautela.

Crea tu
Página
de Boda

Para compartir con tu familia y amigos

Busca una Página de Boda

Buscar por nombre del novio o la novia

Los mejores Grupos

Encuentra los Grupos de Moda a los mejores precios.