| 
 | 
 | 

¿la vida social arruina tu dieta?

¿La vida social arruina tu dieta?

¿La vida social arruina tu dieta?

Checa nuestros tips

Tal vez puedas moderarte con la comida durante la semana porque preparas tu lonche y lo llevas al trabajo o porque comes en casita todos los días. La rutina ayuda mucho a seguir un régimen. Pero, cuando llega el fin de semana y te hablan las amigas para ir al cafecito o tu novio quiere celebrar que cumplen meses ¿todo el esfuerzo se va por la borda?

No dejes que la vida social arruine tu dieta. Checa nuestros tips:

Ordena del menú de aperitivos. Pide algo del menú de aperitivos, pues las porciones tienden a ser más pequeñas. Sólo recuerda, pedir una ensalada como complemente. Así no te vas a quedar nada más viendo como tu novio termina de comer cuando tu ya terminaste tu coctel de camarón.

Mídete con la pasta. Espagueti, lasaña, ravioles… toda la pasta es riquísima por lo que es facilísimo perder el control de qué tanto debes comer. Si te gusta la pasta, adelante, pero olvídate del pan de ajo y demás guarniciones.

Carne magra. Si vas a comer carne, prefiere que sea un corte magro, es decir, sin grasa. Aparte, toma en cuenta la forma en que se prepara. Por ejemplo, todas sabemos que el pescado es bajo en grasa, pero si viene empanizado, no va a hacer mucho por tu dieta. Los platillos menos grasientos son aquellos que vienen: al vapor, asados, rostizados, hervidos, a la parrilla u horneados.

Modifica el menú. Ya sea que pidas salmón, arrachera o pollo, fíjate cuáles son las guarniciones que acompañan tu platillo y pregunta si puedes cambiarlas. Así te evitas las papas a la francesa o las verduras rebosadas y bien puedes cambiarlas por una ensalada verde o pimientos al vapor.

Aléjate de los buffets. Con tanta variedad de platillos y con la libertad de servirte cuantas veces quieras es muy difícil moderarse en un buffet. Mejor aléjate de ellos. Si te resulta inevitable ir a uno, procura comer bastante ensalada, frutas frescas, verduras y guisos magros.

Cremas. El gravy, la mantequilla extra, las cremas y el queso gratinado le dan un toque delicioso a la comida, pero si no piensas aumentarle 10 minutos al spinning al día siguiente, mejor ahórrate las calorías.

Para llevar. Si ya sabes que en el restaurante sirven unas porciones gigantescas y te sientes “obligada” a terminar tu plato, mantén la tentación a raya. En lugar de pedirle al mesero que te ponga para llevar “lo que no terminaste de tu plato”, dile al momento de ordenar que te sirva sólo la mitad y la otra mitad la prepare para llevar. ¡Así evitas la tentación de comer de más!

Prepárate para la cena. Come pequeñas porciones durante todo el día, así cuando llegue la noche y vayas a cenar a ese lugar que te encanta, no llegues con el hambre a todo lo que da directo a atascarte.



 

Crea tu
Página
de Boda

Para compartir con tu familia y amigos

Busca una Página de Boda

Buscar por nombre del novio o la novia

Los mejores Grupos

Encuentra los Grupos de Moda a los mejores precios.